fbpx

Viaje a La Alcarria

Hace poco más de 70 años Camilo José Cela salió con morral al hombro a conocer “un hermoso país al que a la gente no le da la gana ir”. Un lugar desconocido hasta ese momento en el que tuvo la oportunidad de vivir una experiencia imborrable de diez días que plasmó en uno de los libros más importantes de la literatura de viajes escrita en castellano: “Viaje a La Alcarria”.

Hoy tienes la oportunidad de seguir los pasos de Cela y conocer una tierra única, con su naturaleza, sus gentes y su buena gastronomía. ¿Estás preparado para vivir tu propio viaje a La Alcarria?

  • Madrid, kilómetro 0

La aventura comienza en un Madrid señorial, junto a las tapias de El Retiro, y continúa hasta la estación de Atocha para coger un tren destino Guadalajara. Del mundanal ruido hasta el silencio de los parajes alcarreños.

Taracena y los campos de cereal

El camino llega hasta Taracena y Valdenoches para acabar en Torija. Allí, el Premio Nobel de Literatura se lavó en el zaguán del Parador. Después de 22,8 kilómetros de ruta, es el momento de relajarse visitando el Museo de Cela en el castillo, un espacio repleto de recuerdos del viaje que hizo y que anima a seguir sus pasos.

plaza de la villa and castle, Torija, Spain

A una legua de Torija, tras haber dejado a la derecha el desvío de Fuentes de La Alcarria, se contempla el pino japonés del que habla el autor en su relato. No hay acceso a su lado, pero su silueta vista desde el camino bien merece una parada.

  • Brihuega, el jardín de La Alcarria

Un lugar donde descansar, visitar monumentos, perderse entre sus gentes y, en definitiva, vivir experiencias. La oferta turística de la población es amplísima. Su casco histórico conserva construcciones de enorme interés histórico, como el imponente conjunto que conforman las iglesias románicas de San Felipe, San Miguel y Santa María de la Peña.

Iglesia de San Felipe, Brihuega
  • El Valle del Tajuña

La tercera etapa recorre el Valle de Tajuña, desde Cívica, continuando hasta Masegoso, un pueblo de “color plata”, y acabando en Cifuentes.

Su nombre proviene del gran número de manantiales que hay en la localidad. Allí, además, los viajeros podrán contemplar su importante patrimonio monumental, en el que destaca la iglesia de San Salvador y el convento de Santo Domingo.

Iglesia de El Salvador, Cifuente
  • Por la Ruta de la Lana

El itinerario continúa por Gárgoles de Arriba y Gárgoles de Abajo, y un poco más adelante, Trillo. Aquí el Río Cifuentes se une al Tajo entre cascadas, lo que permite una vegetación ‘feraz’, según el propio Cela. La construcción más emblemática de la villa es el puente sobre el Río Tajo del siglo XVI. Cabe destacar, también, la iglesia parroquial de Santa María de la Estrella.

Trillo
  • De Viana a Budia

El camino te conducirá hasta la cima de uno de los dos montes llamadas las Tetas de Viana, uno de los paisajes más característicos de La Alcarria. Después, el recorrido continúa a orillas de un arroyo para terminar el día en Budia, un municipio de gente abierta del que dijo: “es un pueblo grande, con casas antiguas, con pasado probablemente esplendoroso. Las calles tienen nombres nobles, sonoros”.

  • El encanto de El Olivar

La primera parada de esta sexta etapa es El Olivar. Un pueblo con calles preciosas donde impregnarse de su tradición, de sus costumbres y de ese aire limpio que se respira. Desde el mirador, verás unas espléndidas vistas con el camino que lleva hasta Durón a lo lejos.

Embalse de Entrepeñas, Sacedón
  • Entre colmenas

De camino a Pareja podrás observar numerosas colmenas en las que sus atareadas inquilinas se afanan en fabricar la famosa miel de La Alcarria. Ya en Pareja cabe destacar el original Azud, la iglesia parroquial renacentista del siglo XVI, la Plaza Mayor y las casonas nobiliarias de los siglos XVII y XVIII.

Frames of a beehive. Close up view of the opened hive body showing the frames populated by honey bees.
  • De Pareja a Casasana

Casasana es un pueblo subido encima de un monte, donde Cela llegó con un encargo: saludar al hermano de una mujer que conoció en Durón. De camino pasarás por el Monasterio de Santa María de Monsalud, situado en la localidad de Córcoles y declarado Bien de Interés Cultural.

  • De Sacedón a Pastrana

Cuando Cela recorrió las calles de Sacedón ya advirtió que era un lugar muy animado y de gran riqueza cultural. Ejemplo de ello es la Iglesia de Nuestra Señora de la Asunción con su portada renacentista.

La etapa termina en la villa de Pastrana, de trazado es medieval y una densa historia marcada por dos personajes tan relevantes como la Princesa de Éboli y Santa Teresa de Jesús. De su patrimonio monumental destaca el Palacio Ducal del siglo XVI, donde permaneció encerrada hasta su muerte la Princesa de Éboli. También merece la pena visitar el convento de San Francisco, el convento del Carmen, fundado por Santa Teresa en 1569; la iglesia de Nuestra Señora de la Asunción y la Colegiata de Pastrana, que alberga en su museo la famosa colección de tapices flamencos del siglo XV.

Torre del Palacio Ducal, Pastrana
  • Zorita de los Canes, fin del camino

Situada en una curva del Tajo, la localidad conserva restos de una alcazaba árabe del siglo IX, posteriormente reconstruida por la orden de Calatrava, desempeñando un papel fundamental en la reconquista.

No puedes despedirte de La Alcarria sin visitar el parque arqueológico de Recópolis, una ciudad visigoda mandada construir por el rey Leovigildo en honor a su hijo y futuro rey, Recaredo.

Recópolis, Zorita de los Canes

Para saber más te recomendamos el libro: “Viaje a La Alcarria en familia”

¡Sigue a la Revista Urban Style en Instagram y Facebook para no perderte nada!

 

Suscríbete a la newsletter

No te pierdas nada de los contenidos que publicamos a diario, ahora Urban Style en tu correo.

Echa un vistazo a

Vive la Navidad en Guadalajara

Se acerca la Navidad, una época en la que muchos pueblos de nuestra provincia rememoran …

Suscríbete GRATIS a la newsletter

No te pierdas nada de los contenidos que publicamos a diario, ahora Urban Style en tu correo.

No, gracias