jueves , 9 abril 2020

Síndrome del ojo seco

Más de cinco millones de españoles, un 11 por ciento de la población, sufren el síndrome del ojo seco (SOS), un trastorno ocular causado por una falta crónica de suficiente lubricación y humectación sobre la superficie del ojo.

Las consecuencias del ojo seco abarcan desde una irritación ocular leve pero constante a una inflamación significativa, e incluso la aparición de cicatrices en la superficie frontal del ojo.

Los pacientes con SOS padecen irritación, sensibilidad a la luz, sequedad, dolor, sensación de arenilla, fatiga ocular, problemas para leer y/o sensación de quemazón. Esta sintomatología dificulta la realización de actividades cotidianas y puede provocar una disminución de la productividad laboral así como causar estrés.

De hecho, son muchos los estudios que señalan que estos síntomas repercuten de manera importante en la función visual, el estilo de vida, el funcionamiento social y físico, la productividad laboral y la calidad de vida relacionada con la salud.

síndrome del ojo seco

Además de llamarse síndrome del ojo seco, enfermedad del ojo seco, o simplemente “ojo seco”, existen más términos para describir ojo seco, como:

Queratitis sicca

Generalmente usada para describir la sequedad e inflamación de la córnea.

Queratoconjuntivitis sicca

Usada para describir el ojo seco, que afecta tanto la córnea como la conjuntiva.

Síndrome de disfunción lagrimal

Usada para enfatizar que una calidad inadecuada de las lágrimas puede ser igual de importante que una cantidad inadecuada.

SÍNTOMAS DEL OJO SECO:

· Sensación de picazón, ardor o arenilla dentro del ojo.

· Visión borrosa, especialmente al leer.

· Ojos rojos o irritados. Esto pasa especialmente cuando está en un lugar con viento o cerca de humo de cigarrillos.

· Lagrimeo continuo. Aunque pueda resultar paradójico, tener muchas lágrimas en los ojos puede ser indicio de “ojo seco.” Y es que los ojos producen más lágrimas cuando se irritan a causa del ojo seco.

síndrome del ojo seco

CAUSAS DEL OJO SECO:

A medida que envejecemos tendemos a producir menos lágrimas. Tanto los hombres como las mujeres pueden padecer de ojo seco. Sin embargo, es más común en las mujeres, particularmente en aquellas que ya pasaron por la menopausia.

Pero, además de la edad, existen otras causas para el ojo seco:

· Mirar la pantalla del ordenador, la tablet o el teléfono durante mucho tiempo, leer y otras actividades que reducen el parpadeo.

· Algunas enfermedades, como la artritis reumatoide, el síndrome de Sjögren, enfermedades de la tiroides y lupus.

· Estar en lugares con humo, viento o un clima muy seco.

· Usar lentes de contacto durante mucho tiempo.

· Someterse a una cirugía ocular refractiva, como LASIK.

· Tomar determinados medicamentos: como diuréticos para la presión arterial alta; betabloqueadores, para problemas cardíacos o presión arterial alta; medicamentos para la alergia y el resfriado (antihistamínicos); píldoras para dormir o para la ansiedad; medicación antidepresiva; o medicamentos para la acidez.

Si bien el ojo seco es una enfermedad crónica que no tiene cura definitiva, existen tratamientos para evitar y curar las posibles lesiones de la superficie del ojo causadas por la sequedad y paliar los síntomas del paciente con ojo seco.

 

Echa un vistazo a

café

Café, ¿amigo o enemigo de nuestra salud?

Muchos consideran al café como un imprescindible de su día a día y otros, sin …