fbpx
viernes , 9 diciembre 2022

¿Por qué es importante podar el jardín y cuándo hacerlo?

La poda regular es una labor fundamental para la conservación de tu jardín. Sirve para aligerar a árboles y plantas de las ramas, hojas y flores rotas, dañadas o secas, favoreciendo así su desarrollo. También, además de apoyar su crecimiento, una buena poda cumple la misión de controlar su tamaño y conseguir que tenga unas proporciones armoniosas.

Hay que observar el crecimiento anual de los brotes terminales y laterales de las ramas. Así conoceremos la dirección y el ritmo de desarrollo de la planta y sabremos dónde y cómo podemos ayudarle a crecer.

Los principales motivos por los que debemos realizar la labor de la poda son los siguientes:
– Favorecer la calidad de los frutos.
– Mejorar la floración y tamaño de la planta.
– Impulsar su crecimiento y equilibrio general.
– Rejuvenecer su aspecto y estética al retirar las ramas viejas y debilitadas.
– Permitir que la luz y el sol penetren en la planta.
– Evitar enfermedades

¿Cuándo es el mejor momento para podar nuestras plantas?

La fecha óptima para realizar la poda y la forma puede variar según la especie de la planta. Es importante conocer las necesidades concretas de nuestros árboles y plantas para asegurar conseguir un crecimiento adecuado. Dependiendo de estas necesidades, existen diferentes tipos de podas: de temporada, de mantenimiento, de floración y podas regulares a lo largo del año. Además, algunas plantas florales y árboles ornamentales son más exigentes y demandan podas específicas.

Por norma general, el mejor momento para llevar a cabo podas y talas es al finalizar el invierno, aunque también se realizan durante toda la estación si vives en una zona sin fuertes heladas. Al encontrarse las plantas en estado de letargo, la pérdida de savia será muy reducida. Además, se evita el debilitamiento del tronco y la proliferación de plagas de insectos u hongos.

¿Cómo realizar la poda?

Deberemos utilizar utensilios específicos para tal labor, como pueden ser unas tijeras y serruchos afilados. La manera adecuada será realizando cortes limpios, sin desgarrar los tejidos. La zona seccionada debe quedar ligeramente inclinada hacia la parte opuesta de la yema para impedir que el agua de lluvia quede retenida.

Más información en www.viverossanchez.com y www.grupototalia.es

¡Sigue a la Revista Urban Style en Instagram y Facebook para no perderte nada!

Echa un vistazo a

¿Te atreves con un glitter bar en tu boda?

Si aún no sabes lo que es, seguro que pronto oyes hablar de ello ya …