fbpx

Ponle freno a la miopía infantil

La miopía se ha convertido en un importante problema de salud pública en el mundo debido al aumento de su prevalencia en las últimas décadas y a las patologías asociadas a la miopía elevada que amenazan la visión, como son la maculopatía miópica, el glaucoma y el desprendimiento de retina. Por eso es tan importante un diagnóstico precoz para evitar su progresión.

Las cifras son alarmantes: en la actualidad, la miopía afecta aproximadamente al 30% de la población mundial, siendo el trastorno refractivo más común en adolescentes y adultos jóvenes a nivel global, y la principal causa de ceguera evitable en niños y adolescentes. Se prevé que la miopía afectará a 4.800 millones de personas en el mundo en 2050, lo que significa que en menos de 30 años casi la mitad de la población mundial será miope. Además, hasta un 10% de estos tendrá alta miopía. Estas cifras sitúan a la miopía en el nivel de pandemia.

El trastorno de la miopía suele progresar durante la etapa infantil y la adolescencia. Por encima de las seis dioptrías, se habla de alta miopía o miopía magna, y esta aumenta la probabilidad de padecer patologías oculares en la vida adulta.

La sobreexposición a las pantallas sin mantener una distancia mínima de seguridad está dando lugar a una progresión de la miopía más rápida en pacientes jóvenes. Algunos síntomas derivados de un uso prolongado de este tipo de dispositivos son visión borrosa, dificultad de enfoque de distancias, sensibilidad al brillo de la luz, incomodidad ocular, dolor de cabeza y ojos irritados, secos o cansados. Se trata de manifestaciones que afectan al rendimiento académico, un ámbito en el que también tienen especial incidencia las alteraciones de la visión no identificadas.

Por otro lado, la miopía tiene un importante componente genético. Un niño con dos padres miopes tiene más probabilidades de ser miope que un niño con un solo padre miope. Afortunadamente, existen factores ambientales que se pueden modificar para retrasar la aparición de la miopía y su progresión, como buenos hábitos de lectura, suficiente actividad al aire libre y una dieta saludable.

Las revisiones visuales frecuentes, principalmente al inicio del curso escolar, serán determinantes para diagnosticar y retrasar el avance de la miopía infantil.

Más información en www.anferoptica.com

 

¡Sigue a la Revista Urban Style en Instagram y Facebook para no perderte nada!

Suscríbete a la newsletter

No te pierdas nada de los contenidos que publicamos a diario, ahora Urban Style en tu correo.

Echa un vistazo a

Cuida tus oídos en invierno

Con la bajada de las temperaturas aumenta el riesgo de sufrir resfriados, así como infecciones …

Suscríbete GRATIS a la newsletter

No te pierdas nada de los contenidos que publicamos a diario, ahora Urban Style en tu correo.

No, gracias