lunes , 25 mayo 2020

Qué es, y dónde está el monasterio de Bonaval

La crisis por el coronavirus es dura para todos, pero tal vez aún más para los amantes de la naturaleza y las excursiones que deben estar, como el resto de la población, recluidos en casa. Pero la crisis pasará, ojalá más pronto que tarde, y entonces será el momento de recuperar el tiempo perdido y volver a salir libremente.

Ahora que tienes tiempo, es momento de organizar tus próximas excursiones y desde Urban Style te damos alguna idea, en esta ocasión el actual cronista provincial de Guadalajara, Antonio Herrera Casado, nos habla del monasterio de Bonaval.

Bonaval está en término de Retiendas, en la orilla misma del río Jarama. Se llega a él tomando la carretera que sigue hacia la presa de El Vado, y a unos doscientos metros del pueblo sale un camino a la izquierda, que lleva directamente, tras media hora de andadura, hasta las ruinas de este cenobio medieval.

monasterio de Bonaval

Lo que ahora puede el visitante contemplar es su situación en lo hondo de un estrecho valle poblado de árboles, cerca de su desembocadura en otro valle más ancho, el del Jarama.

La estructura del templo y monasterio es muy característica de los modos cistercienses de construcción en el siglo XII. El templo ofrece unas dimensiones similares en anchura y longitud. De sus tres naves, sólo queda cubierta la de la epístola. Las tres capillas de la cabecera, o triple ábside, comunicadas entre sí por pequeñas puertas abiertas en el fuerte muro, se conservan bastante bien, y cubiertas de sus primitivas cúpulas nervadas.

Adosada a la capilla del Evangelio, se encuentra la sacristía, de encañonada bóveda semicircular. En lo que fue el crucero, se abre una escalerilla que asciende hasta la torre. Por el interior del templo, se ven (cada vez menos, porque se lo están llevando sin mayor problema) numerosos capiteles de bella decoración foliácea.

Al exterior, en el muro del sur, se abre la puerta del templo, de estilo netamente cisterciense, con apuntado arco cargado de archivoltas, que a su vez descansan en sendos capiteles foliados. Sobre ella, y ligeramente descentrada, se abre una elegante ventana de estilo de transición. Junto a la puerta, se levanta la torre, de planta poligonal, rematada en almenas.

monasterio de Bonaval

El aspecto de los tres ábsides en la cabecera del templo es magnífico. En ellos se abren grandes y estilizados ventanales de arco apuntado, con finísimas columnas que sostienen mínimos capiteles, y una cinta de puntas de diamante bordeando el conjunto. Rodeando a la iglesia por occidente y norte, se ven los altos muros, ya desmochados, de lo que fue el convento.

Ahora, tras haberse limpiado y recompuesto las ruinas que de este monasterio quedan, es posible que los viajeros puedan llegar hasta estas ruinas, a pie o en automóviles, quedando, la mayoría, asombrados de la antigüedad y belleza de estas piedras y estas arquitecturas, y una minoría con las ganas, que no reprimen, de hacer desmanes.

Hubo un tiempo en que desaparecían capiteles y piedras, porque aquello quedó en las manos del silencio. Y la Naturaleza, por su parte, anda también incordiando siempre, y llegó a dejar nacer en el muro meridional del viejo templo una higuera que con los calores creció tanto que reventó el muro. Se impuso una rápida actuación de saneamiento, de limpieza, de contención de una acelerada descomposición del conjunto arqueológico de Bonaval. Y ha culminado con éxito.

Este de Bonaval es la expresión clara de la importancia que tiene nuestro patrimonio, y ahora con la actuación efectiva de la Junta, a través del taller de arquitectura patrimonial de Juan de Dios de la Hoz,  se ha manifestado la potencia y belleza de nuestro pasado monumental.

Incluso un libro que me permito recomendaros  trata de este, y de esos otros muchos monasterios medievales, que a medias entre el olvido y la tenacidad, permanecen a la vista de todos, a su estudio, a su disfrute.

Antonio Herrera Casado

monasterio de Bonaval

 

Echa un vistazo a

mesón las cumbres

Mesón Las Cumbres, cocina tradicional y de calidad como fórmula del éxito

Que la comida casera no está pasada de moda lo prueban restaurantes como el Mesón …