fbpx

La importancia de la vitamina D para la vista

¿Sabías que la vitamina D es un nutriente muy importante para tus ojos? Todas las vitaminas son esenciales para el correcto desarrollo y funcionamiento de nuestro organismo, y cada tipo de vitaminas tiene una función determinada.

Las vitaminas del grupo D, también conocidas como “vitaminas del sol”, son beneficiosas para el sistema inmunitario, ya que ayudan a reducir las infecciones, permiten la absorción de calcio y fósforo contribuyendo a tener unos huesos y dientes fuertes, y evitando la osteoporosis, pero, ¿cómo benefician a la vista?

Gracias a sus propiedades antiinflamatorias, fortalecen algunos tejidos oculares y pueden ayudar a prevenir enfermedades como la uveítis y la conjuntivitis. También hay estudios que indican que puede ser beneficiosa contra la degeneración macular asociada a la edad (DMAE) o en el correcto funcionamiento de la retina.

¿Cómo afecta el déficit de vitamina D a tu vista?

  • Tienes mayor riesgo de padecer algunas enfermedades oculares. El glaucoma o la degeneración macular asociada a la edad pueden estar relacionadas con esta vitamina.
  • Empeora las infecciones e inflamaciones en los ojos. Las vitaminas del grupo D están relacionadas con el sistema inmunitario, de ahí que su falta se asocie con un mayor riesgo de padecer infecciones de la córnea.
  • Aumenta la sequedad ocular. Unos niveles adecuados de vitamina D pueden aliviar los síntomas del síndrome del ojo seco.

Consejos para tener unos buenos niveles de vitamina D

  • Toma baños de sol. Pasea o haz deportes al aire libre o, simplemente, toma el sol. Unos 10 o 20 minutos al día en brazos, piernas y cara son suficientes para tener una buena dosis de vitamina D. Recuerda utilizar siempre gafas de sol homologadas para proteger tus ojos de la radiación y evitar males mayores.

  • Sigue una alimentación equilibrada. Aunque los compuestos del grupo de la vitamina D no abundan en los alimentos, hay algunos que no debes olvidar incluir en tu dieta: pescados grasos como el salmón, la caballa o las sardinas; hígado de ternera, lácteos como queso, leche y yogures; cereales y zumos de fruta natural.
  • Considera tomar suplementos. Si no recibes suficiente sol por el clima donde vives o por cualquier otra razón, consulta a tu médico para que te recete un suplemento de vitamina D.

Más información en www.anferoptica.com

Suscríbete a la newsletter

No te pierdas nada de los contenidos que publicamos a diario, ahora Urban Style en tu correo.

Echa un vistazo a

Cuida tus oídos en invierno

Con la bajada de las temperaturas aumenta el riesgo de sufrir resfriados, así como infecciones …

Suscríbete GRATIS a la newsletter

No te pierdas nada de los contenidos que publicamos a diario, ahora Urban Style en tu correo.

No, gracias