fbpx

Eslovenia, el país verde

Existen muchas razones para visitar Eslovenia en otoño: porque las temperaturas son suaves y agradables, porque sus paisajes se visten de colores increíbles y porque…¡es la época de los festivales del vino! Además, bosques, cascadas y espacios naturales protegidos ocupan más de la mitad de su territorio, convirtiendo a Eslovenia en un destino imprescindible para los amantes de la naturaleza y deportes como el senderismo, el ciclismo, la escalada o la espeleología. Sigue leyendo y descubre cuáles son los mayores atractivos de este pequeño país.

Liubliana

La capital eslovena es pequeña pero coqueta.  Entre sus monumentos más destacados se encuentran el castillo, que domina la ciudad desde una pequeña loma; la Plaza Prešeren, con su curioso «Triple Puente»; el Ayuntamiento gótico de 1484; el Puente de los Dragones o el Mercado Central. Y, por supuesto, no hay que perderse el agradable paseo junto al río Ljubljanica.

El lago Bled

Este lugar parece sacado de una postal y por algo es el icono de Eslovenia. Una isla con su pequeña iglesia barroca del siglo XV en mitad de un lago glaciar, es la inolvidable estampa que se encuentran los viajeros en Bled. Aunque el pueblo en sí no es nada excepcional, es un buen punto de partida para adentrarse en el Parque Nacional Triglav y otros rincones naturales.

El Parque Nacional Triglav

Se trata del espacio natural más grande y espectacular de Eslovenia. Sus montañas forman parte de los Alpes Julianos, destacando el pico Triglav con sus casi 3.000 metros de altura. Merece la pena dedicar tiempo a recorrer el Valle del Soča, una zona ideal para disfrutar de la naturaleza y realizar deportes como kayak o rafting. Otros atractivos de este espacio protegido son  las Cascadas de Kozjak, un conjunto de saltos de agua con una cascada final de 15 m y varias pozas ideales para el baño; la Cascada Boka y el Lago Bohinj, el más grande del país.

La cueva de Postojna

En una región en la que abundan las formaciones de origen kárstico, destaca la cueva de Postojna, una de las más grandes y espectaculares. Se trata de un conjunto de más de 24 km de galerías naturales subterráneas, de las cuales 5 son visitables.

El Castillo de Predjama

A unos 20 minutos en coche se encuentra otro de los lugares más mágicos de Eslovenia, el castillo de Predjama. Este castillo de cuento tiene la peculiaridad de que está construido en el interior de una enorme cueva, y su fachada principal cuelga de un precipicio de más de 120 m. La visita guiada al interior permite explorar diversas salas que recrean la vida del castillo en tiempos medievales y, lo más interesante, podrás caminar por un tramo de la cueva que se encuentra bajo sus cimientos.

La costa eslovena

Aunque Eslovenia no es un país famoso por sus playas, tiene lugares que bien merecen una visita. Uno de ellos es la ciudad de Piran, que con sus murallas medievales, sus callejuelas, y su arquitectura gótica veneciana, es uno de los centros históricos mejor conservados de la costa del Adriático.

Un planeta por viajar – Blog de viajes

www.unplanetaporviajar.com

 

¡Sigue a la Revista Urban Style en Instagram y Facebook para no perderte nada!

Suscríbete a la newsletter

No te pierdas nada de los contenidos que publicamos a diario, ahora Urban Style en tu correo.

Echa un vistazo a

El exotismo de Sri Lanka

En esta cautivadora isla cultura y naturaleza se fusionan magistralmente para sorprender al visitante y …

Suscríbete GRATIS a la newsletter

No te pierdas nada de los contenidos que publicamos a diario, ahora Urban Style en tu correo.

No, gracias