lunes , 17 junio 2019
Home / Salud y Belleza / Nutrición / Dieta sin lactosa, ¿es más saludable?

Dieta sin lactosa, ¿es más saludable?

Durante estos últimos años se ha generado cierto pánico a consumir productos lácteos por pensar que los seres humanos no somos capaces de digerir bien la lactosa. Lo cierto es que los mamíferos en la edad adulta dejan de producir la lactasa (enzima que digiere la lactosa). Sin embargo, se está viendo en estudios científicos que los europeos conservamos la producción de lactasa en gran medida. De hecho, en España solo la pierden entre 15% y el 30% de la población. Para elegir si tomar o no un lácteo es importante estar bien informado y tener un diagnóstico médico.

¿Qué es la intolerancia a la lactosa?

Es la incapacidad para realizar la digestión normal de lactosa por déficit de lactasa (enzima que se encarga de digerirla en azúcares simples y de fácil absorción), glucosa y galactosa. Al no digerirse correctamente, no se absorbe en el intestino delgado y llega al colon, donde es fermentada por bacterias intestinales provocando distensión, dolor abdominal, flatulencia o diarrea, entre otros.

¿Debo dejar de tomar lactosa si no soy intolerante?

En todos los casos existe un umbral tolerable de lactosa. Dependiendo del grado de intolerancia, la cantidad de lactosa que se podrá consumir será mayor o menor. Por este motivo, no es necesario excluir los lácteos en su totalidad, sino reducirlos a una cantidad que seamos capaces de tolerar sin que aparezcan los síntomas.

¿Es más saludable la leche sin lactosa?

Escuchar que los lácteos sin lactosa mejoran las digestiones de las personas intolerantes y ver la publicidad acerca de que es más ligera y digestiva, hace que nos preguntemos si estos lácteos van a ser beneficiosos para cualquier persona, pensando que vamos a tener mejores digestiones y adelgazaremos. La leche sin lactosa no es más ligera que la leche normal, porque no se le retira la lactosa, solo se le añade la enzima que la digiere, por lo que el aporte energético es el mismo en las dos. No es más digestiva en general, solo resulta más digestiva para las personas intolerantes a la lactosa. Si una persona que produce lactasa con normalidad, comienza a tomar leche sin lactosa durante un tiempo prolongado, su organismo irá dejando de ser capaz de sintetizar esta enzima porque ya se la damos, por lo que acabaremos teniendo una intolerancia a la lactosa progresiva. Además, es una leche más procesada y más cara para el consumidor.

Mi recomendación

• Para personas intolerantes a la lactosa, diagnosticadas por el médico, lo mejor es eliminar la leche, pero continuar tomando una o dos porciones de lácteos (yogur o queso) al día para evitar la intolerancia completa.

• Si no somos intolerantes, es recomendable consumir lácteos naturales, bajos en grasa y en azúcares porque son saludables.

• Si por opciones personales se decide no tomar lácteos o porque somos 100% intolerantes, podemos eliminarlos sin problema, pero debemos equilibrar la dieta con otros productos ricos en calcio, vitaminas y proteínas para evitar carencias nutricionales.

Ana Cisneros
Nutrición y Dietética
en Guadalajara

Echa un vistazo a

Dieta sin gluten, ¿necesidad o moda?

La oferta de productos sin gluten está aumentando desde hace un tiempo debido a su gran demanda. Los diagnósticos de celiaquía van aumentando, pero hay otros motivos.