fbpx
domingo , 25 septiembre 2022

Descubriendo la Ribera del Duero

Después de casi un año y medio de pandemia, parece que empezamos a ver luz al final del túnel. Y aunque es obvio que la vuelta a la normalidad no será de un día para otro y que habrá que ir poco a poco, ya nos queda menos para juntarnos, abrazarnos, viajar, celebrar y brindar, Y qué mejor que hacerlo con una copa de vino, por ejemplo, de Ribera del Duero. Precisamente de esta tierra donde nacen estos fabulosos caldos os queremos hablar en este número de Urban Style.

Y es que ahora que parece que los cierres perimetrales entre comunidades llegan a su fin, os proponemos una escapada a esta comarca que no os dejará indiferentes.

La Denominación de Origen Ribera del Duero se sitúa en la meseta norte, en la comunidad de Castilla y León, y se extiende por las provincias de Burgos, Segovia, Soria y Valladolid, que acompañan en su viaje al río Duero a lo largo de 115 km. Aunque la Denominación acoge a un total de 102 municipios, en esta primera parte te proponemos una ruta por algunas de las poblaciones más destacadas de la ribera burgalesa.

Iniciamos nuestro viaje en Aranda de Duero. A menos de dos horas de Guadalajara se encuentra esta localidad ribereña que, además de una increíble tradición vinícola, acumula un interesante patrimonio histórico.

Puente Mayor de Aranda de Duero

Así, la Iglesia gótica de Santa María, la Iglesia de San Juan, el Palacio de los Berdugo y el Santuario de la Virgen de las Viñas son paradas obligadas en un recorrido donde no puede faltar tampoco una visita a la red de bodegas subterráneas (más de 7 kilómetros de galerías excavadas recorre el casco histórico de Aranda de Duero) y al CIAVIN, el Centro de Interpretación de la Arquitectura del Vino, toda una invitación a descubrir la tradicional relación de Aranda de Duero y la Ribera con el vino y su universo.

Iglesia d eSanta María la Real
Calles de Aranda de Duero
Viñedo frente a la Ermita de Basardilla, en Olmedillo de Roa

 

DÓNDE COMER

Para reponer fuerzas tras este interesante recorrido turístico nada como visitar los innumerables bares y restaurantes de la localidad y disfrutar de su exquisita gastronomía. Tanto si quieres ir de tapas, como si prefieres deleitarte con un buen lechazo, el plato estrella de la zona, la oferta es enorme.

Así, en la misma Plaza Mayor nos encontramos con El Somatén, uno de los locales con más ambiente de la ciudad y donde podrás degustar una gran variedad de pinchos y tapas. Adentrándonos más en el casco histórico, junto a la impresionante iglesia de Santa María La Real, está La Pícara una gastroteca que se alza como una alternativa novedosa basada en productos tradicionales y de temporada pero
con un guiño moderno.

Ya en la peatonal calle Isilla, una de las arterias comerciales de Aranda de Duero, encontramos dos de los asadores más populares de la localidad ribereña: El Lagar de Isilla, con una espectacular bodega subterránea que se puede visitar, y Casa Florencio.

Nos son, sin embargo, los únicos asadores de renombre del municipio ribereño: El Ciprés, El Pastor, Casa José María, El Mesón de la Villa, entre otros, completan la suculenta oferta.

Más alejado del centro, pero no a más de cinco minutos andando, en El 51 del Sol el chef David Izquierdo da una vuelta a la tradicional cocina arandina con la utilización de novedosas técnicas culinarias.

 

ALREDEDORES

Pero si Aranda tiene muchos encantos, no menos sus alrededores. A pocos minutos en coche podemos visitar bonitos municipios como La Vid, donde se levanta el Monasterio de Santa María, del siglo XII, o Peñaranda de Duero, villa medieval de reyes y grandes dinastías y donde no podemos irnos sin ver su Plaza Mayor, la Excolegiata de Santa Ana, el Palacio de los Avellaneda, o su castillo, con unas espectaculares vistas.

Peñaranda de Duero

 

BODEGAS

Para los amantes del turismo enológico y que quieran conocer cómo es el proceso actual de elaboración del vino, nada como realizar una visita guiada por alguna de las bodegas más emblemáticas de la zona. Es el caso de Portia, ubicada en Gumiel de Izán, a poco más de 10 km de Aranda de Duero.

Diseñada por el afamado arquitecto inglés Norman Foster, Portia es una de las mecas de la arquitectura de vanguardia en el corazón de la Ribera del Duero. Una icónica bodega que invita a sus visitantes a vivir una experiencia inolvidable que aúna arquitectura, arte, gastronomía y vino.

Bodegas Portia

Con un estilo totalmente opuesto, pero no menos bello, se levanta en el pequeño pueblo de Anguix, en pleno corazón de la Ribera a solo unos minutos de Roa, sede actual del Consejo Regulador, Tarsus, una bodega concebida a modo de ‘château’ francés, decorada en estilo art decò y rodeada de viñedos.

Bodegas Tarsus

 

DÓNDE DORMIR

Si bien la cercanía de esta zona a Guadalajara permite ir y volver en el día, la Ribera del Duero tiene mucho más que ver y habrá quien prefiera hacer noche aquí para proseguir con el tour. Si es así, podemos alojarnos en alguna de las muchas casas rurales que se ofertan en la comarca o por qué no, en una bodega.

Y es que son muchas las bodegas de la zona que ofrecen alojamiento. Es el caso de la Bodega Hotel Torremilanos o la Posada Real de Pradorey, a solo 2km de la bodega con el mismo nombre. También conocida como el Real Sitio de la Ventosilla, se trata de un palacete de piedra de sillería y de clara inspiración herreriana, rodeada de amplios y cuidados jardines que invitan al descanso.

Un entorno único y privilegiado que ha sido desde sus comienzos un enclave histórico de primera línea, albergando entre sus paredes a reyes y personajes ilustres, como Lope de Vega y Rubens.

Posada Pradorey

 

Echa un vistazo a

Grecia es historia, arte, belleza y diversión

Cuna de la civilización occidental, Grecia es uno de los países más impresionantes de Europa. …