sábado , 22 febrero 2020

Batch cooking: o cómo preparar un menú semanal en una sola tarde

En estos tiempos que corren, las prisas del día a día dificultan la posibilidad de llevar una dieta equilibrada y hacen que abusemos de productos muy procesados, como son los precocinados o alimentos listos para consumir. Por ello, el batch coocking se ha puesto de moda. Pero no solo es moda, es un sistema muy práctico para ayudarnos a:

Cuidar la alimentación: si tenemos todo preparado es más fácil no caer en malas tentaciones y seguir una rutina saludable.

Mejorar nuestra planificación familiar: lo que conlleva a un ahorro de dinero y disminución del desperdicio de alimentos.

El batch coocking consiste en cocinar con antelación las recetas que se van a consumir en un periodo de tiempo determinado, normalmente de lunes a viernes, que es cuando menos tiempo tenemos para cocinar.

Podemos hacer el batch cooking de 3 formas:

1. Cocinado parcial del menú semanal: solo se preparan los ingredientes de las recetas para cada día poder hacer con ellos una receta diferente.

2. Cocinado completo del menú semanal: se cocinan las recetas tal y como las vamos a comer cada día, solo hará falta recalentarlas.

3. Cocinado mixto: cocinaremos algunas recetas y prepararemos algunos ingredientes. Para mí, el más práctico, porque es más flexible.

batch cooking

Si os preguntáis cómo hacerlo, la clave está en la planificación.

• Lo primero es pensar un menú. Para facilitarlo, se puede realizar en un mes cuatro menús distintos y luego ir repitiendo y alternando.

• A continuación, realizar la lista de la compra. Es muy importante para no comprar de más y evitar comprar cosas que no debamos tomar.

• Tener disponibles recipientes suficientes para el almacenamiento. Lo ideal son recipientes herméticos y de cristal.

Estructurar el proceso y el tiempo. Lo mejor es empezar por las recetas que requieran más tiempo y, mientras tanto, preparar el resto.

Tan solo dedicando 2-3 horas un día a la semana, por ejemplo la tarde del domingo, podemos dejar listo, o
casi listo, el menú semanal.

✔ Podemos dejar las verduras cocidas, salteadas, asadas, en pisto o, simplemente, cortadas para preparar ensaladas o añadir como ingrediente a cualquier plato.

✔ Las carnes y pescados como mejor se conservan son guisados, asados, en escabeche… Otra opción es dejar las raciones congeladas para, el día de antes, sacar lo que vamos a consumir y solo tener que hacerlo a la plancha.

✔ Las legumbres las podemos guisar y congelar las que no vayamos a necesitar para otra ocasión. También podemos tener botes de legumbres naturales para mezclar con ensaladas u otras verduras.

✔ La pasta, el arroz o la quinoa se pueden dejar hervidos para añadir como guarnición o combinar con verduras y crear otra receta al instante.

✔ Las frutas, cortadas; y es que comemos poca fruta por pereza de cortar y pelar.

✔ También podemos hacer pan o bizcocho casero para los desayunos de la semana.

Lo ideal es consumir los primeros días aquellos platos que antes se deterioren, como pescado, patata cocida, ensaladas…y dejar para los últimos días los que más aguanten o guardarlos en el congelador y sacarlos el
día de antes para que estén frescos.

Ana Cisneros
Nutrición y Dietética
en Guadalajara

 

 

 

Echa un vistazo a

productos ecológicos

Productos ecológicos en Guadalajara

Consumir productos ecológicos todo el año y con origen Guadalajara es posible. La producción de …