fbpx
martes , 16 agosto 2022

4 tipos de riego para tus macetas

Lo más importante para que nuestras plantas sobrevivan, es el riego, entre otras cosas. Hoy hablaremos de las plantas en maceta, que necesitan más agua que las de jardín debido a que el sustrato es limitado y se evapora antes.
Vamos a mencionar los diferentes tipos de riego que puedes aplicar a tus plantas en maceta este verano:

Riego por la base

Dicho de manera coloquial, es el tipo de riego de toda la vida, el que haces desde arriba. El primer paso será sacar la planta del embellecedor y colocarle un plato de bajo. Procura que sea un poco hondo y no se salga el agua. En este tipo de riego lo siguiente que tienes que hacer es regar directamente el sustrato de la planta, es decir, la tierra. Cuando veas que empieza a salir mucha agua por el plato, deja de regar.

¡Consejo importante! Espera 2 o 3 minutos hasta que haya salido toda el agua y retira el plato de base.

¿Para qué tipo de plantas recomendamos este riego? Pues es ideal para monsteras, alocasias, ficus y calatheas.

 

Riego por el plato

El riego en el plato es para aquellas plantas que tienen un follaje muy delicado o para todas a las que no les gusta que el agua toque sus hojas porque se podrían estropear o salir hongos.

Recuerda, primero de todo sacamos la planta del embellecedor, luego solo tienes que colocarla en un plato y llenarlo de agua. Ella misma será quien coja el agua y vaya bebiendo. Con que esperes unos 10 minutos es suficiente.

¡Consejo importante! Si vemos que las hojas se comienzan a quedar mustias o comienzan a amarillear, deberemos aumentar los riegos ligeramente. Si, por el contrario, vemos que aparecen hongos o las hojas adquieren un tono marrón, es que nos estamos excediendo con los riegos.

¿A qué plantas les gusta este tipo de riego? Pues por ejemplo a la begonia o la sansevieria, ya que a ellas no les gusta nada mojar sus hojas.

Riego por inmersión

Este es el tipo de riego que recomendamos para una planta recién llegada al hogar.

¿Cómo se hace? Coges un recipiente y lo llenas con agua destilada (si quieres saber más sobre tipos de agua, te dejamos un post por aquí) aunque también se podría hacer con agua normal. Lo que hay que hacer es sumergir la planta dentro, es decir, colocar la base de la planta con la maceta puesta dentro del agua.

Pasado este tiempo, la puedes poner de nuevo dentro del embellecedor. Es una forma perfecta para asegurar que coge toda el agua que necesita y que está bien hidratada después del viaje.

¡Consejo importante! Deja la maceta sumergida durante unos 10 minutos y acuérdate después de escurrirla y dejarla secar.

¿A qué plantas les gusta este tipo de riego? Por ejemplo, a las plantas epífitas o las orquídeas.

 

Riego por goteo

Existen muchas prácticas para el sistema de riego por goteo, pero nosotros queremos hacer un nombramiento a la sencilla para todos, a la manera casera usando una botella de plástico.

Antes de nada, tenemos que elegir el tamaño correcto de la botella, para así calcular el tiempo de actividad (sin vigilar) sea lo más conveniente para la maceta. Después, debemos colocar la botella privada de su “trasero” y con su tapa enroscada y agujereada boca abajo enterrada en la maceta, en la zona cercana a la planta que se quiere regar.

Más información en www.viverossanchez.com y www.grupototalia.es

¡Sigue a la Revista Urban Style en Instagram y Facebook para no perderte nada!

Echa un vistazo a

Las labores de verano en nuestro jardín

Las plantas bianuales se pueden sembrar ya para la floración de otoño-invernal, así como las anuales de ciclo muy corto y que tendrán tiempo de florecer antes de la llegada de los fríos.