martes , 11 agosto 2020

10 pueblos de Guadalajara que merece la pena visitar

Después de estar varias semanas confinados hay muchas ganas de salir y cambiar de aires. Y, aunque por el momento los viajes lejanos tendrán que esperar, la desescalada es la ocasión perfecta para viajar por nuestra provincia y descubrir lugares que son una auténtica joya.

Te propongo una ruta por 10 pueblos de Guadalajara que seguro te van a enamorar. Y es que no siempre hay que cruzar el mundo para encontrar lugares increíbles.

ATIENZA

Lo primero que te llamará la atención de Atienza es su castillo, situado en la parte más alta del pueblo. Por allí pasaron celtíberos, árabes y cristianos, fue ocupado por ilustres personajes e incluso es nombrado en el “Cantar de Mío Cid”.

Tampoco pases por alto la Plaza del Trigo, la Plaza de España, el Museo de la Santísima Trinidad o el Monasterio de San Francisco.

Su fiesta más famosa es la Caballada de Atienza, que conmemora un hecho histórico ocurrido en 1162 cuando la cofradía de arrieros del pueblo ayudó a que el heredero de la corona de Castilla pudiera salir de una Atienza asediada por las tropas enemigas.

Atienza

BRIHUEGA

“El jardín de la Alcarria”, así es como se conoce a Brihuega gracias a sus extensos campos de lavanda que durante el mes de julio se convierten en todo un espectáculo.

Pero la lavanda no es el único atractivo de Brihuega, ya que también merece la pena visitar la Real Fábrica de Paños, la Casona de los Gómez, las Cuevas Árabes, las plazas del Coso y de Santa María, y la plaza de toros entre otros lugares.

Brihuega

CIFUENTES

Su nombre proviene de las “cien fuentes” de las que nace el río con el mismo nombre, y que se pueden apreciar en zonas como los Manantiales o la Balsa del Molino.

Parada de Camilo José Cela en su obra “Viaje a la Alcarria”, en Cifuentes no te puedes perder lugares como los restos del castillo, la Iglesia de El Salvador, el Convento de San Blas, la Ermita del Remedio o la Casa de los Gallos.

COGOLLUDO

Solo por ver el Palacio de los Duques de Medinaceli merece la pena acercarse hasta Cogolludo. Su fachada es impresionante, y se trata del primer palacio renacentista construido fuera de Italia.

También puedes visitar las ruinas del castillo y la Iglesia de Santa María, ¡y no te vayas de Cogolludo sin degustar un buen cabrito!

HITA

En esta villa de trazado medieval Juan Ruiz, el Arcipreste de Hita, escribió su famoso “Libro de Buen Amor”. Algunos lugares de visita obligada son la Plaza del Arcipreste de Hita, las Ruinas de San Pedro, el Palenque, la Iglesia de San Juan Bautista, el Monasterio de Sopetrán y las Bodegas y Bodegos, unas casas-cueva de origen medieval excavadas en la ladera del cerro.

Si visitas Hita durante su Festival Medieval, tendrás la oportunidad de sumergirte en la Edad Media gracias al festival de teatro, las botargas, y los torneos de justas.

LOS PUEBLOS NEGROS

Aquí me vas a permitir una licencia ya que no es un pueblo sino varios. Pero es que son tan bonitos que tenía que mencionarlos a todos: Valverde de los Arroyos, Umbralejo, Majaelrayo, Campillo de Ranas, Roblelacasa, Robleluengo, Campillejo, Matallana, El Espinar, La Vereda y El Vado.

Son muchos, pero todos tienen en común sus construcciones a base de pizarra negra y el encontrarse en un entorno privilegiado a los pies del Pico Ocejón.

Desde luego la zona es tan pintoresca que merece la pena quedarse varios días para conocer todos sus pueblos, probar su gastronomía y recorrer las numerosas rutas de senderismo.

Majaelrayo

MOLINA DE ARAGÓN

Es la puerta de entrada al Parque Natural del Alto Tajo, un lugar con unos paisajes impresionantes. Pero, además de eso, Molina de Aragón tiene otros atractivos como su castillo, el puente románico, sus palacetes medievales, la Iglesia de Santa Clara, y el monasterio de San Francisco.

¿Quieres más? Pues ya que estás en Molina de Aragón acércate a visitar el castillo de Zafra (escenario de Juego de Tronos) y el Barranco de la Hoz. Las vistas desde sus miradores te dejarán con la boca abierta.

PASTRANA

Son numerosos los personajes históricos que pasaron por la villa de Pastrana, que alcanzó su máximo esplendor durante el Siglo de Oro, pero quizás el más conocido sea la Princesa de Eboli. Cuenta la leyenda que fue encarcelada en el Palacio Ducal, donde solo se le permitía asomarse una hora al día al enrejado que daba a la plaza, que desde entonces se conoce como Plaza de la Hora.

Merece la pena recorrer este pueblo con calma, donde cada rincón respira historia.

Palacio Ducal de Pastrana

SIGÜENZA

Yo nunca me canso de visitar Sigüenza, para mí uno de los pueblos medievales más bonitos de España.

Algunos de los lugares que no te puedes perder son la Catedral, la Casa del Doncel, la Plaza Mayor (tan bonita que dicen que unos estadounidenses quisieron comprarla para llevársela a su país piedra a piedra), la Plazuela de la Cárcel, la Puerta del Sol, la Iglesia de San Vicente, y, sobre todo, el castillo convertido actualmente en Parador de Turismo. Además, muy cerca de Sigüenza están Pelegrina y barranco del río Dulce, lugar muy frecuentado por Félix Rodríguez de la Fuente.

Catedral de Sigüenza

TORIJA

Cuando pasas por la carretera a la altura de Torija, es imposible no desviar la mirada hacia su imponente castillo. Los orígenes de esta fortaleza medieval se remontan al siglo XII, época en la que Torija era “territorio templario”, aunque posteriormente pasó a manos de la familia Mendoza.

Torija

Actualmente es la sede del museo dedicado al libro de Camilo José Cela “Viaje a la Alcarria”

Echa un vistazo a

viajes en tren

Pasajeros al tren

Además de un medio de transporte cómodo y práctico, viajar en tren puede ser un …