Sábado , 24 Junio 2017
Home / Moda / Unas gafas para cada tipo de rostro

Unas gafas para cada tipo de rostro

Existen seis formas de cara básicas: redondeada, ovalada, rectangular, triangular (con la base inferior o con la base superior), diamante (o doble triángulo con sus bases pegadas) y cuadrada.

También debemos tener en cuenta nuestro color de pelo, de ojos y de piel. Distinguiremos entre tonos fríos, con base de azules y tonos cálidos con base amarilla, y a la hora de elegir los colores de nuestras gafas nos sentará mejor un tono cercano a nuestra base de color.

Intentaremos que las cejas no queden ocultas tras la gafa, porque perderemos expresión. Es más, una ceja perfilada por la montura es mucho más agradable.

Caras redondas
Mejillas y pómulos voluminosos. Se ha de intentar alargar el rostro dando la sensación de que es más estrecho.
Así utilizaremos formas estrechas, sin ser pequeñas, horizontales o rectangulares y, a ser posible, con la parte nasal de color claro o transparente para resaltar el espacio entre los ojos. Con las varillas ancladas a mitad de la montura para añadir longitud. Preferiblemente con ángulos marcados, formas cuadradas o rectangulares, nunca redondas ni cortas.

Caras ovaladas
Mejillas y pómulos anchos, barbilla y frente menos anchos. Intentaremos mantener el equilibrio y la proporción del rostro. Si tienes este tipo de cara, te sentarán bien casi todas las formas. Deberemos buscar que la parte más ancha del rostro marque el tamaño de la montura, evitando las gafas demasiado grandes.

Caras rectangulares
Frente amplia y maxilar de forma rectangular. Intentaremos acortar el rostro y suavizar su contorno, para ello elegiremos monturas de calibres ajustados pero altas, con la parte superior acentuada o con varillas decoradas, para que parezca que la cara es más corta, acentuando la profundidad más que la anchura, un puente bajo que acorte la nariz. Buscaremos formas redondeadas u ovaladas, monturas sin ángulos marcados.

Caras triangulares con base inferior
Frente ancha, pómulos un poco pronunciados, mentón estrecho y sobresaliente. Elegiremos diseños que permitan disimular la anchura del mentón y potenciar la parte superior del rostro. Para ello apostaremos por formas que se abran hacia las mejillas, diseños cuya parte inferior presente un ángulo hacia dentro con colores fuertes o decorados en la parte superior. Varillas altas y monturas grandes.

Caras triángulo invertido o con forma de corazón
Frente estrecha, pómulos poco pronunciados, y mentón ancho. Haremos destacar los ojos, sobre todo, llevando gafas más anchas en la parte inferior o cuyo diseño acentúe esa parte, colores suaves, diseños de montura estrecha, con poco material, redondeadas y estrechas, las varillas que anclen al frente en la parte inferior si es posible.
Intentaremos evitar adornos o colores fuertes sobre todo en la parte superior de la montura.

Caras con forma de diamante
Frente y mentón pequeños, mejillas y pómulos más anchos. Daremos importancia a los pómulos y los ojos para que parezca que están más altos, para ello probaremos gafas con motivos decorativos o diseños llamativos en la parte superior, formas de “mariposa”, monturas estrechas para enfatizar la línea de los ojos

Caras cuadradas
Frente y maxilar anchos con proporciones muy similares, y mejillas y pómulos anchos.
Nuestro objetivo al elegir montura sería suavizar y alargar el rostro y lo conseguiremos con gafas estrechas de diseños ovalados o redondos y varillas que ocupen una posición central o sujetas a la parte superior de la montura. Evitaremos formas que acentúen los ángulos de la cara, varillas en posición baja o diseños y colores que resalten la zona inferior o barbilla.

 

 

Antonio García
Óptico optometrista en Anfer Óptica

Echa un vistazo a

Noches en blanco y negro

Los colores clásicos triunfaron en la alfombra roja del certamen malagueño, donde pudimos ver otras tendencias como las transparencias y los volantes.