sábado , 15 diciembre 2018
Home / Lifestyle / Decoración / Secadoras, nuestras aliadas frente la lluvia

Secadoras, nuestras aliadas frente la lluvia

Ahora que el otoño (por fin) ha llegado para quedarse con nosotros, tenemos que buscar soluciones prácticas para que el frío y las lluvias no sean un impedimento para que nuestra ropa se seque rápidamente. En verano es un gusto salir a tender y, en poco más de una hora encontrar todo seco. Pero, ¿qué pasa ahora que llega el frío y, muchos días, también llueve? ¡Apostar por una secadora!

Las secadoras se han convertido en un imprescindible durante esta época para que, en poco tiempo, encontremos la ropa seca y, además, mucho más suave.

El mundo de las secadoras es muy diverso y, cada vez, son más sofisticadas. Existen diversos modelos que debemos conocer a la perfección para saber cuál elegir. Aquí os traemos una pequeña guía de los diferentes tipos que podemos encontrar en el mercado y cuáles son las ventajas e inconvenientes de cada una de ellas.

Secadora de evacuación

Son las más cómodas ya que te puedes olvidar tranquilamente de vaciar el cajetín. Su funcionamiento se basa en la expulsión de la humedad que la ropa concentra a través de un tubo directo al desagüe. Eso sí, este tipo de secadoras requiere una previa instalación de fontanería.

Secadora evacuación

Secadora de condensación

Es la más demandada por su fácil ubicación puesto que no necesita tubo de salida al desagüe. El agua procedente de la humedad de la ropa va a parar a un depósito que hay que vaciar después de cada secado.

Secadora condensación

Secadoras con bomba de calor

Es la última tecnología en secadoras. Al contrario de las secadoras tradicionales con condensadores, estas no dejan que el calor se disipe en el ambiente y lo aprovechan para el secado. Consiguen un ahorro de energía impresionante y un consumo mucho menor que el de las secadoras de condensación.

Secadora bomba de calor

¿Qué cuidados necesita una secadora?

Los cuidados son muy sencillos: secar la goma del tambor con un trapo, dejar la puerta abierta unos minutos después del uso para asegurarnos de que no la cerramos con humedad y, en el caso de las de condensación, limpiar las resistencias preferentemente en cada uso para evitar un gran consumo energético (ver instrucciones de cada modelo).

Nuestra recomendación es que, independientemente del modelo elegido, lo mejor es mezclar prendas de diferentes tamaños pequeñas y grandes para que el secado se realice de forma homogénea y escoger sabiamente el programa más adecuado.

Más información en www.ruizverde.com

Echa un vistazo a

Tu diseñador online

Llevamos más de 25 años tratando con el cliente cara a cara, asesorando y aprendiendo …