miércoles , 22 agosto 2018
Home / Salud y Belleza / Operación bikini… ¡Sí, todavía estás a tiempo!

Operación bikini… ¡Sí, todavía estás a tiempo!

Si quieres presumir de tipazo este verano, más que una dieta, en Urban Style te proponemos unos cambios de hábitos. ¿Te unes al reto?

Tras un largo invierno, que parecía que no iba a acabar nunca, la operación bikini nos ha cogido a todos un poco desprevenidos. El verano está prácticamente a la vuelta de la esquina, y salvo a los más disciplinados, a los demás nos ha pillado con los deberes sin hacer. Ahora todo son prisas por deshacernos de esos kilitos que hemos cogido
durante los meses más fríos y aunque las promesas de las dietas milagrosas son más que tentadoras, tenemos que tener claro que esa no es la solución.

Sara Carbonero con bañador de la nueva colección de Calzedonia.

Si queremos adelgazar tenemos que hacerlo con cabeza y cuidando, ante todo, nuestra salud. De nada sirve perder muchos kilos de golpe, si sabemos que el efecto rebote puede ser luego demoledor. Por eso, desde Urban Style no queremos proponerte ningún régimen si no un cambio de hábitos que, más allá de ayudarte a adelgazar, te sirva para hacer tu vida más saludable.

La única fórmula para adelgazar es quemar más calorías que las que consumimos. Solo si hacemos esto nuestro cuerpo podrá quemar la grasa, ya que se verá obligado a recurrir a ella en busca de una fuente energética auxiliar. Según las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud, un hombre adulto debe consumir entre 2.000 y 2.500 kilocalorías/día, y una mujer entre 1.500 y 2.000 kilocalorías/día –cantidad que puede variar dependiendo del peso y la altura–. Si ingerimos esas calorías diarias y las quemamos, bien practicando deporte o bien realizando alguna tarea que nos ha supuesto una gran inversión calórica, conseguiremos perder peso y mantenernos en forma. Pero cuidado, si exponemos a nuestro cuerpo a una restricción calórica excesiva puede tener efectos negativos: se producirá el conocido efecto rebote ya que nuestro cuerpo se defenderá de la falta de energía asimilándola en forma de grasa.

Las claves de una dieta equilibrada

La dieta equilibrada se fundamenta en cuatro pilares: variedad, frecuencia, moderación e hidratación. Así lo explica Carlos Aznar Gallego, responsable del área de Nutrición de SportDiet.es, web especializada en comida sana.

Variedad: nuestra dieta debe incluir todos los grupos de alimentos (verduras/hortalizas, proteínas e hidratos de carbono) para conseguir los nutrientes específicos que nos aporta cada uno de ellos.

Frecuencia: la forma que tenemos para poder mantener un equilibrio hormonal y energético es manteniendo un consumo frecuente y regular de alimentos. Lo recomendable es hacer entre 5-6 comidas al día.

Moderación: debemos consumir alimentos de forma moderada, ya que el cuerpo tiene una capacidad limitada de asimilación y utilización de la energía y nutrientes.

Hidratación: todas las reacciones químicas que regulan nuestro metabolismo se dan en medio acuoso, por tanto debemos aportar agua de forma regular a lo largo del día. Es además una excelente herramienta para el control del apetito y la saciedad.

Alimentos que no deberían faltar en nuestra dieta

Para perder peso y eliminar grasa en nuestra dieta debemos primar aquellos alimentos que produzcan sensación de saciedad y que nos aporten nutrientes y pocas calorías. Así, no pueden faltar en nuestra despensa:

Frutas y verduras. Con un reducido aporte calórico, son los alimentos que más vitaminas y minerales aportan a nuestro organismo.

Pescados, huevos y carnes. El aporte de aminoácidos que generan es indispensable para la protección de nuestros tejidos así como del funcionamiento de nuestro metabolismo.

Frutos secos y legumbres. La energía que nos proporcionan viene asociada a una altísima cantidad de nutrientes esenciales. Además la absorción de la misma es muy lenta, lo que resulta tremendamente beneficioso para el control hormonal.

Alimentos restringidos

Básicamente aquellos que no sólo nos proporcionen grandes cantidades de energía, sino que además lo hacen de forma rápida. Este es el caso del azúcar y las harinas refinadas -presentes en la mayoría de pastas, panes y arroces que consumimos habitualmente-, así como en los refrescos y zumos industriales.

Ejercicio y dieta, un tándem perfecto

El ejercicio es una de las principales herramientas para quemar grasa. Además optimiza la asimilación de determinados nutrientes. El ejercicio aeróbico (caminar, nadar, montar en bici..) es el más efectivo para quemar calorías. Para que los resultados sean visibles es necesario incorporar al menos 30 minutos al día de actividad física en nuestra rutina.

Además del ejercicio, se ha demostrado que dormir bien, que no es lo mismo que dormir mucho, favorece la pérdida de peso, ya que nuestro sistema hormonal funcionará correctamente y evitaremos situaciones de estrés metabólico que hacen que el cuerpo se “resista” a perder peso como respuesta a agentes agresivos como es la falta sueño, el ayuno o la deshidratación.

Echa un vistazo a

Que la dieta no te amargue las vacaciones

Estar a dieta y disfrutar de los placeres culinarios no tienen por qué ser dos cosas incompatibles. Si estás a plan y durante estas vacaciones no quieres tirar por la borda todo lo conseguido hasta ahora, toma nota de estos sencillos consejos.