Miércoles , 23 Agosto 2017
Home / Lifestyle / Viajes / Mercadillos Navideños

Mercadillos Navideños

Las navidades se viven de una manera muy especial en algunas ciudades de Europa. El potente buscador de vuelos y hoteles Jetcost te descubre estas urbes llenas de vida  que cada año se engalanan para recibir la Navidad y el Año Nuevo y sus extraordinarios mercadillos. Dulces aromas de canela y vino caliente, puestos adornados con figuras, artesanía y pasteles, alegres iluminaciones y el fondo evocador de los villancicos hacen las delicias de pequeños y mayores. Estos son algunos de los mercadillos de Navidad más famosos de Europa:

Bruselas
BRUSELAS 2Durante todo diciembre, la capital belga celebra su popular mercadillo navideño y una serie de festejos en torno a él, bajo el título genérico de “Placeres del invierno”. Es, sin duda, uno de los más célebres y coloristas y ha sido reconocido en varias ocasiones como uno de los más originales de Europa. En el centro de la ciudad, en torno a la Grand Place, la vecina plaza de Sainte Catherine y las calles próximas, se reúnen unos 240 puestos en forma de cabañas, que, además de los artículos típicos de estas fiestas, venden artesanía, artículos internacionales y una amplia muestra de propuestas gastronómicas.

BASEL - Marktplatz mit Weihnachtsbeleuchtung und dem grossen, von Johann Wanner geschmueckten Weihnachtsbaum. Market square with Christmas illumination and the big Christmas tree decorated by Johann Wanner. Copyright by Basel Tourismus/Byline: swiss-image.ch

Basilea
Sorprende un ambiente navideño tan tradicional en una de las ciudades más internacionales de Europa. En la ciudad suiza de Basilea la belleza de la decoración en el casco viejo sumerge al visitante en una atmósfera verdaderamente especial. Cerca de cien abetos adornan e iluminan sus calles a orillas del Rin. Entre todas, para Jetcost, destaca la Freie Strasse, la calle adornada con motivos de Navidad más larga de Europa, que lleva al gran Mercado de Navidad en la Barfüsserplatz, también en el casco viejo de Basilea. Comerciantes y artesanos muestran sus mercancías en 130 puestos decorados con creatividad y esmero. El frío se olvida recorriéndolos y dejándose uno llevar por los muchos atractivos para todos los sentidos. Y si el hambre, la sed, el frío o el cansancio acosan, la solución puede estar en cualquiera de los diversos establecimientos cubiertos que ofrecen bebidas calientes, refrescos, el tradicional vino caliente y, por supuesto, especialidades de la región con queso o salchichas. Uno de los más concurridos es un antiguo vagón de tren.

PRAGA 2Praga
Los mercadillos de Navidad en Praga son de los más bellos de Europa y se desarrollan bajo el signo de las costumbres y tradiciones populares, la música festiva y los manjares de Bohemia antigua. Comienzan el 28 de noviembre para terminar el 1 de enero. Tienen lugar, como ya es tradición, en la Plaza de la Ciudad Vieja y en la Plaza Wenceslao. Se venden objetos decorativos de Navidad, marionetas y juguetes de madera, adornos elaborados con cuerdas, madera y cristal, figuritas hechas de hojas de maíz, adornos de paja, pastelitos de miel maravillosamente adornados, candeleros, muérdagos, coronas de Adviento…Y entre puesto y puesto, para reponer fuerzas, no vendrá mal un ponche caliente a base de té con ron, un vaso de aguamiel, castañas asadas o mazorca de maíz, rollos de vainilla, pan de jengibre decorado, pasteles de nueces, salchichas a la parrilla y muchos otros manjares.

 

Nurenberg 3Nuremberg
Otro de los mercadillos más populares es el Christkindeslmarkt que se celebra en Nuremberg, el más impresionante del país y uno de los más bonitos del mundo. Los primeros registros del mercado sitúan su inauguración en el año 1628. Hoy en día algunos puestos son compartidos ya que pese a su enorme tamaño, no hay espacio para todos y no cualquiera puede vender sus productos en el Christkindeslmarkt. De esta manera se mantiene el prestigio del mercado y su calidad artesanal. En las callecitas cercanas a la feria todo parece salido de un típico cuento de navideño. La decoración se ve por todos lados, con guirnaldas blancas colgadas en las calles con símbolos festivos, luces y objetos rojos y verdes. En el centro del mercado está el Pesebre, con figuras talladas en madera que cuentan historias de Navidad. Pero lo que todos van a ver son los puestos, decorados con ramas de abeto y faroles.

VIENA 1Viena
El vino caliente con canela, las castañas asadas, el azúcar y sus múltiples formas y los adornos navideños artesanos han hecho de los mercadillos navideños austríacos unos de los más famosos de Europa. El más tradicional se levanta ante el Ayuntamiento de Viena, presidido por un abeto gigantesco que cada año llega de un rincón distinto del país. El nombre de este famoso mercadillo no puede ser más navideño: ‘Christkindlmarkt (que traducido significa “Niño Jesús”). Pasear entre sus más de 145 puestos es una auténtica delicia, porque se pueden admirar todo tipo de decoraciones, figuritas, juguetes y muchos productos artesanales.

EstrasburgoAlsacia
Alsacia, una región entre Alemania y Francia y que se extiende a lo largo del Rin, se convierte en una continua postal navideña. Aquí las tradiciones se conservan como si estuvieran recién creadas. Los mercados de Navidad de la Alsacia se visten de fiesta en diciembre. Una invitación a los más pequeños, pero también, una gran oferta gastronómica local para los mayores. Todos los habitantes de esta pequeña región salen a la calle a montar sus tenderetes con productos gastronómicos, decoraciones típicas de las fiestas, disfrazarse y demostrar al visitante que la Navidad puede y debe seguir siendo mágica. Es en la capital de Alsacia, Estrasburgo, donde la magia alcanza su punto álgido. Es un ambiente único: los escaparates se iluminan, las decoraciones adornan las fachadas de los edificios, los aromas de las especias y la canela acarician el olfato y los villancicos llenan los coros de las iglesias. El mercado navideño abarca varias calles y plazas del centro de la ciudad, en concreto la Plaza Broglie y la Plaza de la Catedral. Cientos de tenderos y de vendedores ambulantes venden decoraciones para nacimientos y árboles de Navidad, así como regalos y dulces, buñuelos, vino caliente y mucho más. El llamado Christkindelsmärik se celebra desde 1570 e impresiona tanto por su tamaño como por el maravilloso marco en el que está situado, al pie de la catedral gótica de Estrasburgo y la ciudad vieja.

Autor: Enrique Samcho. Open Comunicación

Echa un vistazo a

Cinco destinos para disfrutar de un San Valentín perfecto

Si te has quedado sin ideas para sorprender a tu pareja este San Valentín, en Urban Style te proponemos cinco rincones de la geografía española que seguro que os conquistarán.