viernes , 20 octubre 2017
Home / Lifestyle / Jardinería / Me voy de vacaciones…¿qué hago con las plantas?

Me voy de vacaciones…¿qué hago con las plantas?

Si no tienes a nadie que pueda cuidar de tus plantas y no quieres dejarlas abandonadas durante las vacaciones, te invitamos a seguir estos sencillos consejos para que no tengas que lamentar tus días de ausencia.

tareas-julio

Para las plantas de interior busca la ubicación más luminosa y resguardada al mismo tiempo. Recomendamos que se sitúen en una de las habitaciones más frescas de vuestra vivienda y ponerlas bien juntas para conservar mejor la humedad. Dentro de la habitación, las situaremos en un lugar donde no les dé el sol de forma directa, para evitar que se quemen, pero que reciban claridad y puedan seguir con la fotosíntesis.

Una vez hemos hallado el lugar idóneo, lo siguiente será minimizar el crecimiento de la planta, de forma que el consumo de agua también lo haga. Para esto lo más recomendable es no abonarlas y, unos días antes, procederemos a arrancar todas las flores y capullos que esta tenga ya que su mantenimiento requeriría mucha agua y, total, no las vamos a disfrutar.
Por último, tenemos que tener en cuenta el asunto del riego. Podría parecer una buena idea poner los tiestos en recipientes llenos de agua, pero esto solo haría que las raíces se pudriesen. Por ello, descartaremos esta técnica que solo conduciría a nuestras plantas a una muerte segura. En su lugar, lo primero que haremos es un buen acolchado, que consiste en cubrir la tierra con piedras o corteza, minimizando así las pérdidas de agua por evaporación, ya que los rayos solares no inciden de forma directa en la tierra ni tampoco lo hacen las elevadas temperaturas ambientales. Una vez hecho esto, os recomendamos seguir una de estas dos técnicas: la primera para escapadas más cortas y la segunda para viajes más largos.

houseplants-792091_1920Gotero casero: Consiste en hacerle un agujero en el tapón a una botella de agua, y enterrar unos cinco centímetros de botella con el tapón puesto y llena de agua. De modo que poco a poco, vaya suministrándole agua a la planta. Nuestro consejo es que semanas antes hagáis distintas pruebas para ver su funcionamiento.

Cordón de algodón: Esta técnica se suele utilizar en escapadas más largas ya que el tamaño del recipiente puede ser tan grande como queramos, en función de los días que vayamos a estar fuera. Para ello solo necesitamos un cordón de algodón y un recipiente lleno de agua. Introduciremos uno de los extremos del cordón dentro de la tierra y el otro dentro del recipiente, de modo que el cordón absorberá el agua y la transportará a la tierra.

 

Más información en www.viverossanchez.com

Echa un vistazo a

Helechos: “Siempreverdes” desde hace milenios

Estas plantas siempreverdes de frescura y brillo espectacular aparecieron en la Tierra hace 300 millones de años.