sábado , 18 noviembre 2017
Home / Lifestyle / Tecnología / Los menores y WhatsApp (segunda parte)

Los menores y WhatsApp (segunda parte)

wa

El mes pasado escribimos sobre WhatsApp y los menores de una manera introductoria. En este número queremos profundizar un poco más y poner nombre a esos riesgos. Y no se trata de alarmar, se trata de informar para ser consecuente y, sobre todo, para prevenir.

WhatsApp no tiene límites temporales ni espaciales. La inmediatez tiene muchos beneficios, sin embargo, tiene un gran inconveniente para los menores que actúan con demasiada celeridad y por impulsos enviando mensajes o compartiendo contenidos de los más tarde podrían arrepentirse. Entonces ya será tarde para rectificar. En este punto queremos comentar un aspecto importante y a la vez preocupante, tanto para adultos como para menores. Whatsapp es la aplicación más habitual en los casos de “Sexting”, el envío de contenidos de tipo sexual (principalmente fotografías y/o vídeos) producidos por el propio remitente a otras personas por medio de teléfonos móviles. Todos hemos escuchado alguna noticia relacionada con los problemas que esto puede ocasionar, ya que pocas veces pensamos que lo que hoy enviamos a una persona mañana puede llegar a un número ilimitado de terceros. Por eso siempre aconsejamos no enviar ese tipo de contenidos porque una vez pulsado el botón ‘enviar’, la velocidad a la que se comparten los archivos se escapa de nuestro control. Basta con fijarnos en cuántas imágenes iguales podemos recibir en distintos grupos sin que tengan miembros en común.

Otra de las consecuencias más dañinas del uso de WhatsApp por parte de los niños tiene que ver el acoso. Cuando un niño da su número de teléfono a otra persona está permitiendo que acceda a su información pública de WhatsApp. Compartir una foto, una dirección, el teléfono u otros datos personales en esta aplicación hace que el acoso sea más fácil. Un posible acosador puede saber, a partir de esa información, el aspecto físico del niño, su ubicación o la hora a la que se conecta. Incluso cuando los propios adultos ponemos imágenes de nuestros hijos en nuestro perfil (y lo hacemos porque son la cosa que más queremos en el mundo) estamos exponiéndoles a mucha gente. Hay que tener en cuenta que cualquiera que posea nuestro número de teléfono -el cual damos muchas veces, al hacer un pedido de una pizza al realizar compras, etc.- puede ver toda esta información.

Aunque es cierto que esta aplicación ya posee ciertas herramientas que nos permiten controlar un poco más nuestra privacidad, existe un alto nivel de desinformación. No se sabe qué pasa con los mensajes privados que los niños intercambian entre sí ni con las fotos que comparten. En realidad, no sabemos cómo funciona la compañía: si guarda copias de las conversaciones, dónde almacenan las imágenes que se envían o cuál es el nivel de seguridad que utilizan con los usuarios.

Pautas que deben seguir los padres con sus hijos
Ya hemos comentado en artículos anteriores que lo primero es enseñar a los niños a proteger su intimidad. También recomendamos informarles de las consecuencias. Y es que las acciones que se realizan desde WhatsApp en ocasiones pueden ser motivo de delito. Por eso, es necesario que expliques a tu hijo las posibles consecuencias, como por ejemplo, lo que supone enviar una foto que atente contra su dignidad o la de otros menores. Es una forma de hacerles ver la diferencia entre lo que es broma y lo que se puede convertir en un delito. Ya se han dado casos de menores de 15 años que han sido detenidos por realizar ciertas fotos íntimas a menores de 14 años y difundirlas por Whatsapp.

Ponte al día. Tu hijo no va a dejar de utilizar una aplicación que usan la mayoría de los niños de su edad y que además es gratuita. Por eso, lo importante es que le enseñes a usarla con responsabilidad. Adaptarse a los cambios tecnológicos te ayudará a entender lo que hace tu hijo y a darle consejos útiles que le orienten a un correcto uso. Ellos han nacido en la era tecnológica y no podemos evitar que lo utilicen.

Iván Lázaro
CEO Manzana Mordida

Echa un vistazo a

Copias de seguridad: una asignatura pendiente

¿Cómo nos protegemos para que toda nuestra información no se pierda? Poco a poco nos …