sábado , 18 noviembre 2017
Home / Lifestyle / Jardinería / Helechos: “Siempreverdes” desde hace milenios

Helechos: “Siempreverdes” desde hace milenios

Estas plantas siempreverdes de frescura y brillo espectacular aparecieron en la Tierra hace 300 millones de años. Su diversidad de formas y tamaños es suficiente para cautivar a cualquiera sin la necesidad de tener flores o frutos.

Aparecieron en el período Carbonífero cuando las condiciones climáticas de la Tierra (zonas pantanosas, lluvias intensas, humedad alta y temperatura cálidas) favorecieron el masivo desarrollo de estas plantas en todas sus formas, o al menos eso se deduce de los helechos que quedaron como fósiles. Coexistían muchísimas especies, desde helechos de unos milímetros a otros tan grandes como árboles, capaces de alcanzar los 25 metros de altura.

Desgraciadamente, la mayoría sucumbieron a los cambios climáticos y tan sólo han quedado algunos pocos que son los que conocemos en la actualidad.
Geográficamente los helechos siguen distribuyéndose por las regiones ecuatoriales y tropicales húmedas, mientras que una minoría ha sido capaz de adaptarse a las zonas más frías del planeta e incluso a áreas desérticas.
Los helechos son una de las plantas más populares como planta de interior, ya que resisten o soportan mejor las condiciones de umbría que proporcionan nuestras estancias, siendo sensibles a la sequedad ambiental.
Los helechos son plantas criptógamas (pteridofitas), es decir, que no producen flores ni frutos y cuentan con miles de especies agrupadas en seis familias principales, la mayoría de ellas sorprendentes por la belleza de sus hojas, llamadas frondes.
El tallo, llamado rizoma, suele ser subterráneo, excepto en los helechos arbóreos, en los que es aéreo. Muchos helechos son perennes, pero otros pierden las hojas cuando han terminado su temporada de desarrollo; sin embargo, sus rizomas y raíces siguen vivas bajo tierra hasta que llega una estación propicia.
Todos se reproducen por esporas, que se generan en los esporangios, reunidos a su vez en los soros, pequeños puntos de color marrón o negro que aparecen en el envés. Aunque es muy difícil reproducirlos en casa de esta forma.

Los helechos de exterior

En las zonas de origen, los helechos se pueden cultivar en los jardines y terrazas. En España, sólo algunos y siempre y cuando se les proporcione una protección o unas condiciones de cultivo apropiadas. Este tipo de helechos suelen proceder de zonas de climas templados o fríos.
Se trata de especies muy interesantes, ideales para los llamados jardines de sombra que en los últimos años han cobrado popularidad. Resultan adecuados para las zonas sombrías de los jardines y para tapizar el suelo bajo arbustos y árboles que tamizan la luz en verano.
Si las condiciones climáticas son muy adversas o se salen completamente del rango que requieren estos ejemplares, se pueden cultivar en contenedores y llevarlos a zonas más cálidas.

Los helechos de interior

En los trópicos viven al aire libre, de modo que para su cultivo en interiores será necesario proporcionarles un ambiente parecido: una temperatura que no baje de 14 grados, humedad elevada y un emplazamiento alejado de los rayos directos del sol, donde reciba luz tamizada. No toleran el exceso de sequedad que produce la calefacción.

 

Más información en www.viverossanchez.com y blueclean.es

Echa un vistazo a

Labores de verano

Las plantas bianuales se pueden sembrar ya para la floración de otoño-invernal, así como las anuales de ciclo muy corto y que tendrán tiempo de florecer antes de la llegada de los fríos.