martes , 17 octubre 2017
Home / Lifestyle / Decoración / Escoger el sofá idóneo

Escoger el sofá idóneo

 

Recuerdo que, siendo un mocoso, me sentaba en el lado del sofá que por decreto correspondía a mi padre y que, rebelándome contra aquella norma dictatorial, me hacía fuerte en mi posición cuando llegaba de trabajar, esperando ansioso la guerra de cosquillas y mi descontrolado vuelo hacia otra posición del sofá menos cotizada. Ya desde bien pequeño entendí que aquel “trono” era remanso de paz para mi padre y que los problemas que encontraba cada día en el trabajo se relativizaban en aquel punto.

Ahora el padre soy yo y las plazas privilegiadas del sofá las han elegido, también de forma dictatorial, mis “tiranas” hijas. No han cambiado las batallas ni las risas… y el resultado sigue siendo mi destierro o el pacto de compartir una sola plaza con dos personitas muy pegajosas. De cualquier forma nunca conoceré derrotas más dulces.
Largas conversaciones, risas, series y películas, siestas, arrumacos, tazones de leche con cereales al final del día, fútbol con amigos (pero no del que cansa, sino del que se disfruta con cerveza y patatas fritas)… No hay sofá sin historia, ya sea pasada o por escribir, y como no queremos que esta historia se vea empañada por una mala elección os vamos a dar unos pequeños consejos a la hora de escoger el idóneo.

Por supuesto, lo primero que debemos tener en cuenta es el espacio del que disponemos, la distribución del salón y la cantidad de personas que viven bajo el mismo techo o, si me apuras, la propensión a recibir visitas. De esta forma nos decidiremos por un “chaise longue”, un dos o tres plazas, un sofá rinconera… En cuanto a las plazas, es evidente que más vale que sobren, pero en cuanto a los metros tened en cuenta que no se puede meter un elefante en un 600. Sentido común. Una vez tomada la medida adecuada tendremos que atender a otros aspectos igualmente importantes como son las calidades de la estructura, la tapicería y, por supuestísimo, la comodidad.

En cuanto a la estructura, indicar que tanto los materiales como su forma de ensamblaje determinarán tanto la durabilidad como la comodidad del mismo. Actualmente la mayoría de los sofás tendrán un armazón de madera maciza que, si es de calidad y lo suficientemente robusta, impedirá la deformación del sofá con el paso del tiempo, o de metal (hierro, aluminio, etc.), materiales destinados generalmente para sofás con mecanismos, etc. Conviene destacar en este punto la rigidez de los sistemas extraíbles o tipo relax.

Otro punto a tener en cuenta respecto a la estructura es que los bastidores (estructura sobre la que reposan los asientos) preferiblemente estén cerrados con cinchas elásticas entrecruzadas de calidad. En algunas ocasiones las cinchas se sustituyen por bastidores metálicos con muelle helicoidal, cuya disposición transversal también permite que la espumación se adapte mejor en la sentada.

Atendiendo a la tapicería debemos tener varios factores en cuenta, como el uso que le vayamos a dar, la presencia de niños en casa, la decoración, el presupuesto… Entre infinidad de posibilidades destacaremos a grosso modo los siguientes materiales: el algodón por su frescura, la piel por su nobleza, resistencia y facilidad de limpieza, y la chenilla (mezcla de fibras naturales y sintéticas) por su suavidad o los tejidos de protección anti manchas, cuya proliferación en estos últimos años ha hecho que la oferta de los mismos sea cada vez mayor.

Por último, teniendo en cuenta que la finalidad del producto que estamos tratando es el descanso y la consecución de la paz interior deberíamos tener en cuenta algunas premisas, como que no sea muy duro ni excesivamente blando, que el respaldo quede a la altura de la nuca de forma que recoja la espalda y las cervicales, que los reposabrazos sean blandos y no muy altos para que haga las veces de almohada en las tardes de Tour de Francia y, a ser posible, que sea reclinable. Estas ideas generales siempre encontrarán sus excepciones dependiendo del gusto particular de cada uno.

En fin, que de tanto hablar de sofás me han entrado unas ganas brutales de tirarme en el mío. Espero que mis pequeñas guerreras me den tregua… aunque supongo que es mucho esperar.

 

 

Todas las tendencias y novedades en decoración en www.porticada.com

Echa un vistazo a

Dormitorio para dos

Tengamos en cuenta que nuestra habitación va a ser un rincón de descanso y sosiego, un lugar donde relajarnos y hacer descansar a nuestros sentidos. Es por esto que en ocasiones buscaremos colores suaves y claros que no nos alteren.