viernes , 20 abril 2018
Home / Lifestyle / Gastronomía / Es tiempo de bodas

Es tiempo de bodas

Al margen del vestido y el sitio donde vamos a celebrar el enlace, el menú que se va a degustar tras la ceremonia es una de las cosas más importantes a tener en cuenta a la hora de organizar una boda.

Por eso es vital la prueba del menú. Esta comida o cena, de por sí, ya es una cita muy especial, ya que en muchas ocasiones es donde los padres de los novios se reúnen por primera vez o al menos es la primera vez que comen juntos. Además, esta degustación siempre depara sorpresas. Hay novios que lo tienen clarísimo y no cambian, y otros que cambian de idea, bien porque les convencen otros platos o bien porque se dejan influir por los acompañantes o las sugerencias del chef.

La oferta de platos siempre es muy variada y adaptable al gusto de cada pareja. Los platos que más se usan son de corte moderno en los entrantes, medio en pescados y más clásicos en carnes. En el tema de los postres volvemos a tener margen para la creatividad. A continuación os hago una recopilación de los platos más demandados la temporada pasada.

Entre ellos estarían como entrantes las ensaladas. La de jamón de pato y foie con vinagreta de frutos rojos fue una de las más solicitadas. Otra de las más requeridas fue la de langostino y chipirón con toque de lima. Las cremas frías es otra de las formas más habituales de empezar el menú sentados. La de salmorejo de mango con esferificaciones de jamón ibérico es la reina indiscutible.

A veces los menús en vez de tres platos (lo más habitual) se componen de cuatro platos. En este caso solemos poner desde nuestra bolsita de queso fresco y gambas, hasta el flan de gambas con crema de aguacate con tomate seco, pasando por el hojaldre de trigueros y langostinos.

El apartado de pescados gusta mucho la merluza rellena de pastel de cabracho con salsa de carabineros, el lomo de lubina sobre puré de coliflor y vinagreta de langostinos, o el tradicional, pero no menos rico y atractivo, bacalao al horno sobre pisto manchego y su pilpil.

Las carnes son el plato principal para la mayoría y se esperan con impaciencia por algunos. El solomillo a la parrilla con sus diferentes salsas y guarniciones es probablemente el rey de los banquetes. Pero cada vez hay más novios que se atreven a innovar con carnes menos conocidas, como las de cerdo ibérico, el pato o la carrillada de buey.

Para los postres el surtido que ofrecemos es muy amplio, desde los vasitos individuales en los que cada comensal disfruta de tres postres diferentes, eligiendo desde el de chocolate en texturas, el mouse de mango y frutos rojos, el capuchino de café y dulce de leche o la fresca sopa de piña y coco con bizcocho borracho. También hay gran variedad en semifríos: la naranja sobre gel de limonchelo o el tofe sobre sopa de frutos rojos escarchados.

Las tartas para los más tradicionales; costrada, San Marcos con nueces o red velved son las más afamadas… Espero que con este repaso os hayan dado ganas de casaros.

Un fuerte y sabroso abrazo para todos.

Mario De Lucas Hernández
(Grupo Lino)

Echa un vistazo a

Historia de la cocina

Aquí les presento una síntesis bastante resumida de la historia de la cocina en general. O sea, de cómo empezamos a alimentarnos hasta la necesidad de convertirlo en una profesión.