jueves , 20 septiembre 2018
Home / Salud y Belleza / El vino, un aliado para nuestra salud

El vino, un aliado para nuestra salud

Según recientes estudios científicos, el consumo de vino, siempre que este sea moderado, es beneficioso para nuestra salud.

El vino, como parte de una dieta sana y saludable puede ayudarnos a prevenir determinadas enfermedades crónicas. Así lo han constatado expertos médicos y científicos internacionales presentes en el último congreso Wine and Health 2017.

Enfermedades coronarias

El consumo moderado de vino protege contra las enfermedades cardiovasculares. Y es que, tal y como determina la Fundación Española del Corazón, los antioxidantes que esta bebida contiene aumentan los niveles de colesterol ‘bueno’ y provocan un efecto protector de las arterias. Además, el vino, especialmente el tinto, es rico en flavonoides, que proporcionan un efecto vasodilatador, beneficioso para las arterias.

Por otro lado, los taninos y polifenoles, presentes en las semillas y la piel de la uva, funcionan como antioxidantes contra las moléculas conocidas como radicales libres.

La hipertensión

Si bien está científicamente probado que el consumo excesivo de alcohol provoca hipertensión, beber una copa de vino al día (150 ml), no más, ayuda paradójicamente a reducir la tensión arterial tras una comida.

Previene la aterosclerosis

La aterosclerosis es una enfermedad causada por la degeneración de las arterias. La aterosclerosis sucede cuando los vasos sanguíneos pierden su capacidad de relajarse. Según expertos médicos, el vino permite contrarrestar sus síntomas y hasta puede evitar que aparezca gracias a la formación de óxido nítrico, sustancia fundamental en la relajación vascular.

La obesidad

El vino ayuda a nuestro organismo a quemar calorías más rápidamente. Esto se debe al poder oxidante del resveratrol, una sustancia natural capaz de mejorar el rendimiento físico, la fuerza muscular y la función cardíaca, de forma similar a lo que se consigue tras una hora de entrenamiento. La Dra. Lamuela, Presidenta de Wine Health 2017, destaca que “la ingesta de vino implica que el cuerpo consuma más calorías” y por tanto, “nos ayuda a mantener un peso más saludable”.

Deterioro cognitivo y demencia

El resveratrol presente en el vino tinto ayuda a prevenir el deterioro de la memoria asociado a la edad. Además, según investigaciones realizadas, los polifenoles presentes en el vino se asocian a una mejor cognición y a un menor riesgo de demencia. Y no solo eso. Ambos compuestos ayudan a mejorar nuestro estado de ánimo por lo que tienen la virtud de reducir la angustia, la ansiedad y los estados depresivos.

Echa un vistazo a

Recuperación exprés del cabello y la piel tras el verano

El verano ya (casi) se ha acabado. Adiós al sol, la playa y la piscina. …