martes , 17 octubre 2017
Home / Lifestyle / Jardinería / El huerto en casa

El huerto en casa

jardineria-huerto-paso-a-paso

¿Tienes un espacio en el jardín reservado al huerto? Pues ya va siendo hora de ponerte manos a la obra. No importa si no tienes un verdadero jardín, basta con una terraza o un balcón, incluso una ventana sirve para cultivar tus propios vegetales.

Cuanto más grande mejor, más cultivos podrás tener. Y como el trabajo aumenta en proporción a la superficie cultivada, te recomendamos empezar con un huerto reducido como espacio de prueba. Ya habrá tiempo de ampliarlo a medida que vayamos aprendiendo.

jardineria-huerto-urbano

Lo primero es elegir una zona soleada que reciba unas ocho horas de luz diaria. Si nuestro huerto no tiene mucha luminosidad, tendremos que optar por especies que requieran menos luz, como las fresas. Otro tema a tener muy en cuenta es el riego. Necesitamos que haya agua cerca para poder regar el huerto, ya que las hortalizas necesitan beber para crecer.Antes de plantar debes reparar la tierra. Para ello se necesita que el suelo esté suelto y abonado, por lo que debes aportar abono orgánico al huerto y darle textura al suelo, aireándolo y volteando la tierra para oxigenarlo. Para que el proceso sea más cómodo, riega el terreno unos días antes de labrar para que no esté tan duro.

A continuación, nivela el huerto y prepara los surcos o caballones para los diferentes cultivos, dependiendo de lo
que desees plantar. Siembra o planta las pequeñas plántulas de tus hortícolas preferidas a la distancia correcta
según la especie: aproximadamente unos 50 cm entre ellas. Riega abundantemente durante los primeros días para que los cultivos se adapten a su nuevo hogar. Revisa diariamente las plantas, en busca de problemas que puedan aparecer, como falta de nutrientes, plagas, agua, etc.

jardineria-tomates

¡Verás qué fácil y satisfactorio es cultivar un huerto!

Más información en www.viverossanchez.com

Echa un vistazo a

Helechos: “Siempreverdes” desde hace milenios

Estas plantas siempreverdes de frescura y brillo espectacular aparecieron en la Tierra hace 300 millones de años.