Sábado , 24 Junio 2017
Home / Salud y Belleza / El embarazo y su repercusión en la cavidad bucal

El embarazo y su repercusión en la cavidad bucal

Es frecuente observar cierto miedo hacia el tratamiento odontológico, tanto por parte de la paciente embarazada que sufre por la salud de su hijo, como por el odontólogo que puede temer las posibles influencias que el tratamiento puede tener sobre el feto y sus correspondientes repercusiones legales.

A pesar de todo, el embarazo no deberá constituir nunca una contraindicación del tratamiento odontológico, especialmente cuando exista una urgencia, ya que parece ser que podría existir una relación entre la diseminación sistémica de un proceso infeccioso y la aparición de un parto prematuro o un aborto espontáneo. De hecho, la mujer embarazada requiere unos cuidados bucodentales mayores que los de la población general, sobre todo en lo referente a la odontología preventiva.
El embarazo comporta una serie de cambios orgánicos, flsiológicos y de conducta, que pueden repercutir en la cavidad bucal provocando una mayor incidencia de :

Caries:

Debido al descuido del hábito higiénico. Cambio de los hábitos dietéticos y horarios. Erosión ácida del esmalte dentario, debido a los vómitos de repetición y al reflujo del contenido gástrico.

Gingivitis y enfermedad periodontal:

Ésta es debida a las variaciones hormonales que acompañan al embarazo asociadas a una serie de factores locales. Las alteraciones gingivales aparecen a menudo en el segundo mes de gestación y suelen ser máximos al octavo mes, tras el cual empiezan a decrecer para disminuir bruscamente con el parto.

Granuloma gravídico:

El granuloma del embarazo aparece alrededor del segundo trimestre, creciendo durante todo el embarazo y regresando generalmente después del parto. Se observa con mayor frecuencia en las papilas interdentales de la región anterior del maxilar superior. Clínicamente se caracteriza por la presencia de tumores, generalmente únicos, pedunculados , de un color rojo púrpura o azulado y asintomáticos. La mayoría remiten tras el parto o disminuyen de tamaño, con lo cual se evita o facilita su excisión quirúrgica.

El mejor tratamiento es la prevención. Deberemos aumentar y reforzar los conocimientos sobre salud bucal y complementarlos con visitas periódicas de recuerdo.
Los tratamientos de urgencia deberán realizarse en cualquier fase del embarazo. El segundo trimestre del embarazo es el momento ideal para llevar a cabo tratamientos rutinarios, evitando siempre visitas prolongadas.
Ser muy cuidadosos con la administración de fármacos. La penicilina, la eritromicina, las cefalosporinas de primera generación, el paracetamol y la lidocaína asociada a vasocontrictor se consideran fármacos de prescripción segura durante el embarazo.
Evitar o practicar el menor número de radiografias posibles y si es muy necesario siempre se hará colocando un delantal plomado a la paciente.

 

     Autor: Dra. Soledad Fuentes Andreo, Centro dental Fuentes Quintana. 

Echa un vistazo a

Normas de higiene visual

El objetivo de estas recomendaciones es mantener una actividad sostenida en el trabajo de cerca pudiendo desarrollar nuestra actividad con mayor duración, rendimiento y comodidad.