sábado , 15 diciembre 2018
Home / Salud y Belleza / Dieta para combatir la gripe y los resfriados

Dieta para combatir la gripe y los resfriados

pomelos

Los cambios climatológicos son habituales en esta época del año. Un día se desploman los termómetros y al siguiente luce el sol y hace un tiempo más propio de la primavera que del otoño. Estas fuertes variaciones de temperaturas, además de suponernos un quebradero de cabeza a la hora de decidir qué nos ponemos, pueden provocarnos numerosos resfriados, catarros y gripes. Para solventarlos el experto en salud Ata Pouramini aconseja una alimentación rica en productos que refuercen nuestro sistema inmunitario y nos ayuden, además, a depurar el organismo.

Pomelo. Es un alimento ideal para desayunar en invierno. Presenta altos niveles de vitamina C que, potenciada por la acción del ácido cítrico, actúa como un diurético eficaz. Tomándolo se eliminan impurezas y se refuerzan las defensas. Rico en antioxidantes, que refuerzan las células frente a los virus, es también un buen antiséptico.

Pipas de girasol. Se trata de un alimento muy valorado por su elevado aporte de vitamina E, que las convierte en el aperitivo ideal para picar entre horas. Un cuarto de taza proporciona casi la cantidad diaria recomendada de esta vitamina.

pavoAchicoria. Su infusión te aportará vitaminas C y B. Tiene acción depurativa, antioxidante y desinfectante, y contribuye a mantener la hidratación frente a la sequedad ambiental.

Pavo. Su carne magra aporta muchas proteínas sin apenas grasa, además de minerales como selenio, fósforo, potasio y magnesio, que proporcionan la energía necesaria para funcionar a diario y mantener fuertes los tejidos y los huesos.

atunAtún. Los ácidos grasos omega 3 presentes en este pescado azul ayudan a mantener el equilibrio cardiovascular, regulan el colesterol y aportan las Vitaminas “anticatarrales” B3 y B12. Además, al ser antidepresivos naturales, contribuyen a controlar el estado anímico.

Dr. Ata Pouramini

Echa un vistazo a

La visión en invierno

La sequedad ocular es uno de los problemas más comunes en invierno, ya que provoca visión borrosa y molestias. El sol, además está más bajo, y puede provocar daños, por lo que hay que usar gafas de sol con protección contra las radiaciones UV e infrarrojos.