Domingo , 20 Agosto 2017
Home / Moda / Cuando las bloggers mataron la moda

Cuando las bloggers mataron la moda

Las nuevas comunicaciones, la aparición de las redes sociales y la llegada de los smartphones han propiciado que en los últimos años hayamos experimentado un fenómeno de democratización de la moda. Y como todo en esta vida, la moneda tiene dos caras.

bloggers-urban-style

El fenómeno blogger inundó la red, hasta el punto de cambiarlo todo. De blogger pasaron a influencers y comenzaron a dejarse ver en los front row de los desfiles más exclusivos. Fue entonces, cuando la moda dejó una ventana abierta al mundo real por la que se escapó parte de su glamour.
Las tendencias dejaban de nacer en las pasarelas, para ser la calle su cuna. Se producía entonces un giro de 180 grados en la industria, que hacía que fueran las marcas las que se nutrieran de lo que llevamos el resto. Puro mercantilismo.

bloggers_alexandrapereira_despues
Alexandra Pereira
bloggers_chiaraferragni_antes
Chiara Ferragni

Y como el negocio parecía rentable, fueron muchas las que intentaron sumarse al carro. Atraídas por las imágenes que las bloggers colgaban en internet y los beneficios que éstas obtenían por ello (followers y, por ende, fama; regalos de marcas; una vida aparentemente ideal, etc) las redes sociales se llenaron de chicas que, con más o menos gusto, intentaban alcanzar la fama y hacer de este fenómeno su medio de vida.
Por supuesto, la industria de la moda vio en esto una oportunidad y comenzó a utilizar los blogs como canales de publicidad y a las bloggers más privilegiadas como modelos “subliminales”. La visibilidad que estos medios otorgan y la facilidad de acceder directamente a un público que se siente identificado con la marca, hicieron de este fenómeno el medio de publicidad viral más rentable hasta el momento. Y entonces llegó el boom.

Instagram, ahora la red social con más interés para la industria de la moda, está llena de perfiles de personas que intentan inspirarnos con sus looks. Y esto está muy bien, puesto que todo el mundo es libre de expresar su opinión, pero cansa.
Cansa como en su momento comenzaron a cansarnos los anuncios de la televisión. Porque el medio comienza a saturarse. Y la duda es, ¿será el fenómeno blogger algo tan fugaz como lo son ahora las ten-dencias?
Porque llegados a este punto, me temo que algún día será verdad eso de que “las blogger mataron la moda”y como consecuencia, la moda matará a los blogs. O quizás ya estoy delirando.
Pero me surgen más interrogantes según escribo esto. ¿Hasta qué punto la libertad de las blogueras no está coartada por la industria de la moda?

Andy Torres
Andy Torres

Son muchas las que gracias a la “ayuda de las marcas” han hecho de su afición una profesión. Nadie esconde ya el séquito de estilistas, fotógrafos y profesionales del medio que acompañan a Chiara Ferragni, Andy Torres o a cualquiera de las blogueras de renombre. Las marcas han sabido aprovechar esta oportunidad para darle la vuelta a la tortilla y moldear a su antojo a estas chicas, que ahora son imagen de marca. Todo un negocio encubierto, para el que además aún no existe legislación.
Y es que a base de chaquetas de Lavin, zapatos de Chanel, algún toque de bisturí y la magia de los programas de retoques fotográficos, todas podemos ser divas de la moda. Porque si algo he aprendido mientras chequeaba perfiles en Instagram en busca de inspiración, es que eso de que “con el gusto se nace y no se hace” es pura falacia.
Y si no me crees, solo tienes que echar un vistazo al antes y después de las más TOP.

Autor: Marta Sánchez

@fashionariablog

Echa un vistazo a

Unas gafas para cada tipo de rostro

Intentaremos que las cejas no queden ocultas tras la gafa, porque perderemos expresión. Es más, una ceja perfilada por la montura es mucho más agradable.