martes , 22 mayo 2018
Home / Salud y Belleza / ¿Cómo me puede afectar el Síndrome del ordenador?

¿Cómo me puede afectar el Síndrome del ordenador?

En la actualidad los ordenadores y las pantallas de visualización se han incorporado completamente a nuestro modo de vida. Prácticamente todos los hogares y las empresas están equipados o en vías de estarlo con ordenadores. También utilizamos pantallas para uso personal, en el sistema educativo, ocio y juegos electrónicos. Sin olvidarnos de la televisión, aunque con este tipo de pantalla el problema que genera es menor, la distancia de visualización es mucho mayor que un ordenador y no requiere esfuerzos de convergencia, ni una gran concentración visual.

Síntomas

La mayor parte de las molestias y síntomas que se producen frente a la pantalla de un ordenador están directamente relacionados con la propia naturaleza del trabajo, que requiere una concentración y atención especiales. Todos estos síntomas se han agrupado bajo la denominación de Síndrome de la pantalla de visualización (SPV) o Síndrome del ordenador. Las manifestaciones pueden ser diversas y en orden de frecuencia las podemos clasificar de la manera siguiente:

• Visuales: Visión borrosa, lagrimeo, fatiga, fotofobia, visión doble.
• Oculares: Dolor ocular, sensación de arenilla, sequedad, rojez, sensación de quemazón, pesadez.
• Sistémicos: Dolor de cabeza, náuseas, vértigo.
• Musculo-esqueléticos: Rigidez o dolor en hombros, cuello, espalda, brazos, muñeca y mano.
• Cutáneos: Sensación de quemazón o picor en la cara, eritemas, cara rojiza, hinchazón, rosácea.

Existen múltiples circunstancias que pueden provocar síntomas o molestias relacionados con el uso del ordenador, también existen factores favorecedores de estos síntomas, y en muchas ocasiones resulta difícil determinar su origen. A continuación, expondremos las causas más frecuentes.

Causas

• Oculares. Las más frecuentes son, defectos refractivos mal corregidos (miopía, hipermetropía, astigmatismo),
trastornos de acomodación, insuficiencia de convergencia o lentes de contacto.

• Ambientales y ergonómicas. Lugar de trabajo mal iluminado, resolución de la pantalla deficiente, reflejos y brillos excesivos, mala ventilación, excesivo número de horas sin realizar pausas, estrés.

• Estado de salud. Alteraciones físicas, problemas emocionales.

Soluciones y consejos para optimizar las condiciones de trabajo

Ambientales y ergonómicos

-Vigilar el grado de humedad ambiental.
-Evitar el humo de tabaco.
-Iluminación ambiental adecuada, preferiblemente indirecta.
-Evitar los reflejos de las ventanas y de las cortinas con lamelas horizontales.
-Hacer pausas, 10 minutos por cada hora de trabajo con ordenador.
-Utilizar un sillón ergonómico.
-El borde superior de la pantalla debe estar a la altura de los ojos del usuario con un ángulo de 30º y a unos 50 a 70 cm. de distancia.
-Los filtros antirreflectantes y los filtros protectores de la luz azul pueden ser de ayuda.
-Disponer de una pantalla de buena calidad teniendo en cuenta la resolución y el contraste.

Corrección óptica y de alteraciones preexistentes

-Corrección adecuada de los defectos refractivos (miopía, hipermetropía, astigmatismo).
-Los usuarios de lentes de contacto deben realizar controles frecuentes para comprobar su estado.
-Tratar la sequedad ocular con lágrimas artificiales y soluciones hidratantes.
-Si padece de conjuntivitis alérgica, recibir tratamiento adecuado.

Es aconsejable que las personas que trabajan con ordenadores consulten con un profesional de la visión en caso de molestias persistentes, para que pueda corregir cualquier defecto refractivo existente. Muchos usuarios de pantallas de visualización padecen de alteraciones en su película lagrimal o de sequedad ocular y pueden beneficiarse de la prescripción de lágrimas artificiales o colirios hidratantes.

Fernando Prieto
Óptico optometrista
Anfer Óptica

Echa un vistazo a

Pon tu piel a punto para el verano

Ya está aquí el buen tiempo, pero puede que no te atrevas a sacar los pantalones cortos, las faldas o las sandalias del armario porque tu piel no está perfecta todavía.