Miércoles , 23 Agosto 2017
Home / Lifestyle / Viajes / Andorra, más que nieve

Andorra, más que nieve

andorra portada

Naturaleza, deporte, arte, compras… y también destino de peregrinación, el santuario de Meritxell, incorporado a la Ruta Mariana, nuevo icono del país de los Pirineos.

Sobre Andorra parece estar todo dicho, o casi. El llamado “país de los Pirineos” respira naturaleza por todos sus poros, latiendo al ritmo de este gran corazón verde que envuelve cada uno de sus rincones: ríos, lagos, fuentes, prados, valles, montañas… Es un país milenario que alberga un rico patrimonio cultural, con destacados ejemplos en cada una de sus poblaciones y valles: torres e iglesias románicas, museos y monumentos, itinerarios culturales, fiestas y tradiciones… Por supuesto, es también un paraíso de las compras, y aunque la diferencia de precios ya no es tan alta como hace años (en Andorra han subido algunos impuestos), muchos productos son todavía más baratos que en el resto de Europa: perfumería y cosmética, moda y calzado, farmacias y parafarmacias, electrónica y fotografía, música, ópticas, joyas y relojerías, deportes, tabaco y licores, así como también productos gourmet.

_i60204397 Andorra_Web

En Andorra, además, se puede comer muy bien y disfrutar de una gastronomía propia, con influencias francesas y catalanas y, por supuesto, practicar casi cualquier tipo de deporte, en invierno y en verano…

Lo que, sin embargo, no es tan conocido es que Andorra es también un destacado centro de peregrinación… religiosa. ¡Quién lo diría!, pero en este pequeño gran país, las sorpresas aparecen donde menos se piensa. En mitad del Principado, rodeado de naturaleza y envuelto en parajes de gran belleza, se encuentra el santuario de Meritxell, símbolo y emblema de la pasión de todo un pueblo. La iglesia del santuario ha sido reconocida recientemente con el título y la dignidad de ‘Basílica Menor’, título concedido por el Papa Francisco. El conjunto está formado por la iglesia vieja de Meritxell, de origen románico, y el nuevo santuario, obra del arquitecto Ricardo Bofill. Desde hace unos años, el santuario de Meritxell se ha incorporado a la Ruta Mariana, lo que le ha permitido consolidarse como un importante destino de turismo religioso y formar parte de este destino global visitado tanto por creyentes como por amantes del arte y la naturaleza. De este modo, el santuario andorrano se incorpora a este proyecto con la idea de abrir el país al turismo religioso.

DSC02056La explosión del románico

Como ocurre en otros muchos lugares de los Pirineos, Andorra se encuentra en un emplazamiento fronterizo, en una confluencia de vías y caminos que unen el norte y sur de Europa. Con el paso de los siglos, esta posición geográfica ha dado lugar a una serie de mezclas y fusiones tanto artísticas como sociales, que tuvieron posteriormente una materialización concreta a través de diferentes manifestaciones. El arte románico y prerrománico andorrano son un claro ejemplo de estas manifestaciones de alto valor artístico, siendo hoy uno de los emblemas del país. Las diferentes iglesias y construcciones arquitectónicas que se pueden visitar repartidas a lo largo del territorio constituyen una manera privilegiada de conocer la historia y la cultura del principado. El románico andorrano lleva más allá del propio edificio: interrelaciona con las antiguas comunidades religiosas, con los centros de la vida espiritual y social de las comunidades que habitaron estas tierras hace siglos.

Andorra cuenta con más de cuarenta iglesias románicas que, arquitectónicamente, se caracterizan por ser construcciones sencillas, de pequeñas dimensiones y de ornamentación austera, pero que transmiten una belleza y una espiritualidad sin límites. Pequeñas y sencillas iglesias románicas, repartidas por los valles andorranos, son tesoros únicos que trasladan a tiempos pasados, en los que estos edificios eran el centro de la vida social y religiosa de las comunidades. El edificio románico, unido al paraje natural en el que se encuentra, forma un conjunto sorprendente por su belleza y vistosidad. Entre los más valiosos ejemplos destacan el Puente de la Margineda, el puente medieval más grande de Andorra, la Iglesia de Santa Coloma, con su excepcional torre circular o la Iglesia de Sant Esteve, con el ábside románico de mayores dimensiones y el más rico en decoración del Principado.

Naturaleza en estado puro

La naturaleza es otro de los grandes emblemas de este país. Los paisajes más habituales que se pueden contemplar están formados por montañas, ríos, lagos, bosques, fuentes, prados, bordas… Esta abundante naturaleza invita a la visita de los parques naturales, a realizar excursiones y rutas ecoturísticas y a disfrutar de numerosas actividades desarrolladas en un entorno natural único, adaptadas a todos los niveles. Al abrigo de este magnífico patrimonio natural, rodeada de valles y montañas, se encuentra Andorra la Vella, la capital del país que conjuntamente con Escaldes-Engordany forman un lugar lleno de vida y energía, con un gran eje comercial donde disfrutar de las compras, la cultura, el ocio y el relax a través de las aguas termales de Caldea, un auténtico paraíso donde el agua termal premia con todos sus dones a quien lo visita. Este centro termolúdico es el lugar idóneo para recargar pilas y olvidarse de todo.

Echa un vistazo a

Cinco destinos para disfrutar de un San Valentín perfecto

Si te has quedado sin ideas para sorprender a tu pareja este San Valentín, en Urban Style te proponemos cinco rincones de la geografía española que seguro que os conquistarán.