sábado , 18 noviembre 2017
Home / Salud y Belleza / Adiós a la piel de naranja

Adiós a la piel de naranja

La celulitis afecta a más del 90% de las mujeres, independientemente del peso de estas. Sin embargo, aunque parezca imposible acabar con ella, reducirla es solo cuestión de constancia y de seguir algunos consejos. 

Utiliza ropa cómoda

Evita utilizar ropa demasiado ceñida ya que favorece la retención de líquidos, una de las causas más comunes de la piel de naranja. En cuanto al calzado, intenta que sea cómodo para poder andar en tus ratos libres y estimular, de esta forma, la circulación.

Haz ejercicio moderado

La celulitis no puede eliminarse solo con dietas y cremas. Además es indispensable hacer un poco de ejercicio para estimular las zonas en las que se acumula la grasa. Sin embargo, no hace falta que te machaques horas y horas en el gimnasio. Con trucos tan sencillos como cambiar el ascensor por las escaleras, dejar el coche aparcado e ir andando a los sitios que estén cerca, o bajarte en la parada anterior del transporte público, puede ser más que suficiente.

 

Dieta saludable

Intenta llevar una dieta baja en grasas y prescinde de los platos precocinados, ya que no sólo aportan muy pocos nutrientes, sino que además se caracterizan por un exceso de sal, grasas saturadas y un alto aporte calórico. Evita también la bollería industrial -con alto contenido en azúcares, grasas hidrogenadas y harinas refinadas- , y olvídate del tabaco y las bebidas con cafeína ya que provocan vasoconstricción, ralentizando la circulación de la sangre y dificultando la oxigenación de los tejidos

Ayúdate con cremas

Son efectivas para dejar la piel suave y tersa en poco tiempo, pero se necesita ser constante en su aplicación para que el efecto sea visible. Combinadas con el ejercicio, son la mejor forma de combatir la piel de naranja.

Echa un vistazo a

Control de la presión intraocular. Prevención del glaucoma

El glaucoma es una enfermedad ocular compleja que cursa con múltiples factores y características específicas, como daño del nervio óptico y pérdida del campo visual.