sábado , 18 noviembre 2017
Home / Lifestyle / Jardinería / A cada planta su abono

A cada planta su abono

Existen en el mercado abonos específicos para plantas de flor, plantas verdes, plantas de interior, huerta y jardín, incluso para estanques, pero también para especies concretas, adaptados a su floración y buen desarrollo. 

Una planta bien ‘nutrida’ es una planta sana, que crece y resiste mejor las plagas y enfermedades. Hoy en día, existen multitud de productos específicos para abonar determinadas especies, además de los abonos orgánicos y minerales de siempre.
En el sustrato en el que se hallan las plantas, los nutrientes terminan por agotarse, por ello hay que aportarles nuevos nutrientes. Los alimentos básicos de las plantas son tres: nitrógeno (N), fósforo (P) y potasio (K), cuyas iniciales verás junto a tres números que indican su porcentaje en los fertilizantes.

El nitrógeno. Es el nutriente del verdor y el crecimiento vegetal, imprescindible en las primeras etapas; contribuye al desarrollo de hojas y raíces. Su carencia se revela en forma de falta de vigor, escaso follaje y hojas amarillentas; su exceso potencia un crecimiento exagerado y a la postre una planta débil.

El fósforo. Es el nutriente del vigor y de la floración. Hace a las plantas más robustas y resistentes a las enfermedades y condiciones adversas. Potencia la aparición de las flores, los colores intensos y el aroma. Su carencia se manifiesta en hojas con los bordes secos, pocas flores y frutos, atrofia y raquitismo.

El potasio. Activa la fotosíntesis y da solidez a los tejidos. Aumenta la resistencia de las plantas a las heladas y a las enfermedades criptogámicas. Cuando falta, el crecimiento se enlentece y el borde de las hojas adquiere un color amarillento y pardo-rojizo.
A estos tres se suman otros nutrientes necesarios en pequeñas dosis, como el magnesio (forma parte de la clorofila y da un color verde intenso), hierro (interviene en la fotosíntesis y la respiración, esencial para la formación de la clorofila), azufre (corrige los suelos calizos, e interviene en procesos fisiológicos de la planta), zinc, calcio, cobre, boro, etcétera.

 

Más información en www.viverossanchez.com

Echa un vistazo a

Labores de verano

Las plantas bianuales se pueden sembrar ya para la floración de otoño-invernal, así como las anuales de ciclo muy corto y que tendrán tiempo de florecer antes de la llegada de los fríos.